«El Alba está capacitado para dar el salto»

Juan Carrizo
-

José Luis Zalazar, hispano-uruguayo que fuera jugador del Albacete Balompié en los tiempos del Queso Mecánico, asegura que «el de Acuña es uno de esos goles que quedan para el recuerdo, como el que marqué al Atlético de Madrid»

José Luis Zalazar golpea el balón aquel 3 de abril de 1993 frente al Atlético de Madrid. - Foto: Jesús Moreno

El sábado en El Molinón, el paraguayo Javier Acuña consiguió uno de esos goles que suelen perdurar en el tiempo. Desde unos 60 metros, su propio campo, vio adelantado al guardameta de Sporting de Gijón y lanzó potente disparo que se coló casi por la escuadra.
No es la primera vez que el conjunto manchego es protagonista por un gol de estas características. Han pasado ya 26 años pero muchos tienen todavía en su retina el tanto que José Luis Zalazar le marcó al Atlético de Madrid en la temporada 1992-93. Fue en abril de 1993 y el conjunto manchego, con Víctor Espárrago en el banquillo, buscaba evitar el descenso tras tres años consecutivos de éxitos, que habían llevado al Queso Mecánico hasta la Primera División. El conjunto rojiblanco, con Jesús Gil en el palco del Belmonte junto a Rafael Candel, se adelantó pronto con un gol de Luis García. Rommel Fernández empató y entonces apareció Zalazar para lanzar un tremendo cañonazo desde su propio campo que sorprendió a un atónito Diego.
El Albacete ganó dos puntos importantísimos en su pelea por conseguir la permanencia en Primera, lo que consiguió en la promoción contra el Mallorca. La anécdota de aquel partido es que en ese momento el centrocampista uruguayo estaba negociando con el club su renovación y ese gol fue el empujón que necesitaba para alcanzar un acuerdo para seguir ligado al club manchego por tres campañas más.
Zalazar sigue muy vinculado a Albacete, aunque ahora reside más tiempo en Málaga, a donde se fue por la vinculación de sus hijos con el club andaluz. Sus mejores años como futbolista fueron sin duda en el club manchego, donde está considerado por muchos como el mejor jugador que ha pasado por sus filas y, obviamente, sigue muy de cerca todo lo que rodea al Alba. «Fue un golazo lo de Acuña. Vio adelantado al portero, golpeó muy bien y sorprendió. Son goles que quedan para el recuerdo y son difíciles. Hay que tener fortuna, pero también hacer muy bien el golpeo. Hay que felicitar por este gol a Acuña y también al Albacete, que con este gol certificó su triunfo en El Molinón».
Zalazar aseguró que «aquí lo fundamental es la precisión y luego está la potencia, porque hablamos de pegarle al balón a casi 60 metros de la portería. Hay detalles como la forma de poner el pie en el golpeo, el pie de apoyo y la rapidez en la ejecución. Obviamente también influye que el portero esté adelantado. Lo importante es que Acuña estuvo listo, golpeó fenomenal y el gol fue muy importante para el equipo. Quedan dos jornadas y el Alba está ahí peleando por arriba».

 

(Más información en la edición impresa)