Advierten de 'bodas' infantiles en la capital

Redacción
-

El director del Colegio Diocesano señala la existencia de los 'matrimonios' no registrados entre niñas menores de 17 años con hombres mayores en la propia capital, y pide a la sociedad albacetense que se conciencie sobre esta problemática

Enrique Encabo, director del Colegio Diocesano de Albacete. - Foto: ARTURO PÉREZ

Una alumna del Colegio Diocesano lanzó en el pleno infantil de esta semana la voz de alarma sobre una práctica que preocupa, y mucho, en su centro educativo: la proliferación de los matrimonios infantiles. Es decir, los emparejamientos entre niñas menores de edad y adultos, un fenómeno que se produce en la propia capital.
A esta preocupación se sumó el director de este colegio, cercano a los barrios de La Milagrosa y La Estrella, Enrique Encabo Cebrián. En un escrito hecho público tras la sesión infantil en el Consistorio con motivo del Día Mundial de la Infancia, Encabo dijo que «los matrimonios infantiles son algo que parece estar lejano en el tiempo, o que pertenece a otros espacios geográficos».
«Existen  campañas para eliminarlos en países lejanos y sin embargo se dan en nuestra misma ciudad», indicó el director del centro educativo, añadiendo que «aquí, a veces, se excusa bajo el argumento de que es algo cultural, y podemos caer en la tentación de acostumbrarnos a vivir o a tolerar esta aberración». Y en este punto, Enrique Encabo se refería a que jóvenes, principalmente niñas de 14 a 17 años de edad, se van a vivir -«pues no se formaliza ningún tipo de matrimonio legalmente reconocido»- con hombres adultos, «incluso a veces que han tenido otras relaciones y ya tienen hijos». Además, destacó, «el hombre sigue llevando la vida tal y como la llevaba antes de casarse y en caso de separación puede emprender otra relación con total normalidad, cosa que la mujer queda marcada». Para el director del centro educativo, las niñas están en una situación «totalmente de desprotección y desamparo», pues «normalmente» se van a vivir «a casa del marido, bajo la tutela de la suegra, atendiendo la casa y lógicamente, teniendo hijos en un periodo de tiempo muy corto».

Encabo fue más allá en su advertencia y apuntó que «es habitual que niñas que no han terminado la ESO, a los 20 años o antes ya vengan como madres al colegio y además tengan algún otro hijo». «En algunos casos, el hombre ejerce una posesión sobre las chicas que las anula totalmente, no dejándoles arreglarse, cortando todo tipo de relación personal que no sea con él y su familia, incluso, se les prohibe seguir asistiendo a la escuela, aunque tengan menos de 16 años, o a los talleres para madres que tenemos organizados en el colegio».
Por este motivo, en el Colegio Diocesano piensan que es un tema «suficientemente serio como para intentar concienciar a la sociedad de Albacete de este problema, «que afecta a niñas que dejan de serlo antes de tiempo, y pierden toda la juventud, e incluso, la infancia».