El Gobierno murciano la toma con la Red Natura 2000

-

Han presentado cuatro alegaciones a este borrador, que se encuentra en pleno proceso de información pública. ¿El motivo? que habla de mantener caudales ecológicos en el Tajo

El Gobierno murciano la toma con la Red Natura 2000 - Foto: Óscar Huertas Fraile

El consejero de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente, Antonio Luengo,  confirmó ayer que su Gobierno ha presentado cuatro alegaciones al Plan Director de la Red Natura 2000 de Castilla-La Mancha. Un documento que se encuentra en estos momentos en información pública y que, a juicio del Ejecutivo murciano,  «sentencia a muerte el trasvase Tajo-Segura».
En concreto, según el Gobierno de Murcia, trata de «un plan que nos afecta gravemente, ya que establece unos caudales mínimos para sus ríos, entre ellos el Tajo, por debajo de los cuales no se podrá trasvasar», ha explicado Luengo.
«No vamos a permitir nuevos ataques al Trasvase Tajo-Segura, lo vamos a defender con argumentos, con alegaciones como las que se plantean hoy y ante los tribunales, si fuera necesario», insisten desde la región vecina. «El Gobierno de la Región de Murcia siempre ha defendido y defenderá los intereses del millón y medio de murcianos en este asunto, tanto en lo que se refiere al abastecimiento para consumo humano como en cuanto al regadío, y no aceptaremos que se tomen decisiones en contra de la ley, poniendo en juego la economía y el progreso de nuestra región», afirma su consejero de Agua.
Lo que dice Castilla-La Mancha en este texto y que tanto preocupa a Murcia es simple: se deben «establecer caudales ecológicos en los cauces en los que la gestión de los caudales comprometa la conservación de los valores de la Red Natura, y minimizar los efectos de la oscilación del nivel de llenado de los embalses sobre las especies Natura 2000». Lo que, en el caso concreto del Tajo, supondría prácticamente doblar la aportaciones de la cabecera del Tajo al cauce medio, actualmente en una situación de riesgo extremo en cuestión de supervivencia de la flora y la fauna, según llevan años denunciando  organizaciones conservacionistas como Greenpeace o Ecologistas en Acción.
Cabe recordar aquí que la pasada primavera sendas sentencias del Tribunal Supremo advertían también sobre la grave situación del río, obligando a Moncloa a revisar los planes de cuenca del río Tajo para aumentar el caudal ecológico, especialmente en zonas tan sensibles como Toledo y Talavera. Unos nuevos planes en los que lleva trabajando meses el Ministerio de Transición Ecológica y que debería de publicarse a primeros de año.
Desde Murcia se ha cuestionado «que no se considere a esta región parte interesada en la redacción del documento, ya que está claro que nuestros intereses legítimos, individuales o colectivos, se van a ver gravemente perjudicados por la planificación sobre recursos naturales que pretenden realizar».
Además, la Consejería de Agua de esta comunidad ha presentado otras alegaciones, cuestionando «la competencia del Gobierno de Castilla La Mancha para imponer unos estudios de caudales ecológicos fuera de toda normativa», y denunciando que «el Ejecutivo castellano-manchego desecha los criterios técnicos más exhaustivos que existen, al no gustarle sus conclusiones, y solo se queda con aquellos que le son favorables y cuyos resultados parecen más encaminados a un concienzudo ataque al trasvase Tajo-Segura que al equilibrio ecológico del río Tajo», explicó Luengo.
Además, y como cuarta alegación, el consejero señaló el hecho de que «el Plan Director de la Red Natura 2000 apenas nombre la depuración de aguas residuales, cuando debería ser una de las acciones prioritarias para la conservación de hábitats, lo que les permitiría aumentar el caudal de sus ríos, que es el objetivo final del Plan».