Más de 11.000 ocupados se benefician de acciones formativas

S.L.H
-

Supondrá una inversión de 6,3 millones de euros en ayudas.

La consejera de Economía, Empresas y Empleo informó de esta convocatoria de ayudas.

Más de 11.000 personas ocupadas se beneficiarán de 717 acciones de formación impulsadas por el Gobierno de Castilla-La Mancha, lo que supondrá una inversión de 6,3 millones de euros en ayudas. Así lo indicó en rueda de prensa la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, quien explicó que se trata de una concesión a centros de formación homologados por la Junta y en régimen de concurrencia competitiva, para la realización de planes de formación profesional para el empleo dirigidos a personas trabajadoras ocupadas.
Las actividades formativas tienen la finalidad de ofrecer a las personas ocupadas una formación acorde a los requerimientos de productividad y competitividad de las empresas de la región y a las posibilidades de promoción profesional y desarrollo personal de los trabajadores.
El 74% del alumnado se formará de forma presencial y el 26% mediante teleformación, un porcentaje que crece 5 puntos respecto a 2018.
Por familias profesionales, destacan las de administración y gestión, servicios socioculturales y a la comunidad, comercio y marketing, informática y comunicaciones, transporte y mantenimiento de vehículos.
Tendrán prioridad para participar en las acciones formativas las mujeres, mayores de 45 años, personas con necesidades formativas especiales derivadas de discapacidad mental o motora, enfermedad mental o deficiencia sensorial, y afectados y víctimas del terrorismo y de la violencia de género.
También los trabajadores ocupados en sectores en crisis y con baja cualificación, personas desempleadas de larga duración, los trabajadores poco cualificados, los jóvenes, especialmente los que han abandonado de forma temprana el sistema educativo, así como las personas en riesgo de exclusión social, y las personas refugiadas.
Los beneficiados de este programa se suman a la apuesta por la formación para personas ocupadas del Ejecutivo, que ya ha permitido, en el periodo 2015-2019, llegar a más de 55.500 personas beneficiarias, con más de 31,4 millones  invertidos, un 33% más que en la legislatura anterior.