De la Viña: «No pretendo ver las imágenes de lo sucedido»

Redacción
-

El banderillero albacetense regresó ayer a su domicilio tras recibir el alta médica, después de permanecer ingresado 40 días en el Hospital Quirón Salud de la capital zaragozana

Mariano de la Viña, junto al doctor Val-Carreres (izquierda) y el gerente del Hospital Quirón Salud, Miguel Ángel Eguizábal. - Foto: C.G.

Después de 40 días hospitalizado - 17 de ellos en la UCI-, tras la gravísima cogida que sufriera el 13 de octubre en la Feria del Pilar de Zaragoza, el banderillero Mariano de la Viña abandonaba ayer el Hospital Quirón Salud de Zaragoza rumbo a Albacete. Con la ayuda de unas muletas el torero de plata albacetense comparecía ante los medios acompañado por el doctor que le salvó la vida, el prestigioso cirujano taurino Carlos Val-Carreres, y por el director gerente del centro hospitalario de la capital aragonesa, Miguel Ángel Eguizábal.

Visiblemente emocionado, sus primeras declaraciones fueron para expresar un gran agradecimiento al equipo médico que le ha tratado, con una especial mención para el doctor Val-Carreres, del que dijo «es como un padre y ha estado pendiente de mí las 24 horas del día», así como al interés manifestado por los aficionados, compañeros de profesión y otras muchas personas anónimas. Recordó que el primer rostro que vio al despertar en la UCI fue el de su mujer y, tras preguntarle si le había pillado un toro, ella le comunicó que llevaba varios días inconsciente, «luego con el paso de los días me di cuenta de la gravedad del asunto».

Sobre su futuro, Mariano de la Viña no dudó en asegurar que «mi objetivo personal es volver a torear, aunque el tiempo marcará las pautas, porque para eso debo estar al 100% y soy consciente de que la recuperación será larga. En su momento pregunté si el toro me había metido el pitón, porque no recordaba nada. Tampoco pretendo ver las imágenes de lo sucedido».

(Más información en la edición impresa).