Emotiva entrega del Premio Montañés

Emilio Martínez
-

La viuda del fallecido jurista y aficionado entregó los galardones a Eugenio de Mora y Fernando Sánchez

El subalterno Fernando Sánchez, María Ángeles García Frías, viuda de Montañés, y el diestro Eugenio de Mora. - Foto: Carlos Paverito

No venía en el programa. Porque de lo que se trataba era de hacer llegar personalmente a los dos coletudos que lo ganaron el ya veterano título que lleva el nombre de ese gran jurista, intelectual, legislador y aficionado taurino que fue el fallecido Miguel Ángel Montañés, también vicepresidente del Tribunal Constitucional, y que premia a los más destacados profesionales de la región en el abono de San Isidro. Sin embargo, al margen del agradecimiento, el resto de las palabras del matador Eugenio de Mora y del subalterno Fernando Sánchez fueron una encendida loa a «la mejor Feria de Castilla-La Mancha y de las mejores de España, la de Albacete», cual coincidieron ambos.
Esta ceremonia de entrega, llevada a cabo dentro de las actividades del Aula Montañés en la sede de la Casa Regional de Madrid, el pasado sábado, contó en su mesa también como todos los años con la presencia de la viuda del de Villapalacios- pueblo en el que falleció víctima de un infarto hace ocho años- , la también jurista Mari Ángeles García Frías, que no pudo evitar la emoción. E igualmente con quien fuera, además de paisano de este pueblo albacetense, uno de sus más íntimos amigos, el sastre taurino Justo Algaba, también con mucha emotividad en el recuerdo de Montañés. 
En representación de la Casa de Castilla-La Mancha, que es quien concede el galardón, estuvo el directivo Manuel Cortijo, ya que la presidenta Olga Alberca sufría una leve afección que le impidió asistir a la ceremonia. No obstante, hizo llegar un mensaje, que fue leído por su directivo, en el que además de felicitar a los vencedores dejaba claro que «en estos tiempos polémicos respecto a la Fiesta, en la Casa se consideran los toros como Cultura con mayúsculas y en el Aula Montañés se organizan multitud de actos a lo largo de cada curso».
Tras ello, tomó la palabra el citado componente de la directiva, en sus funciones de presentador y coordinador, para felicitar «en nombre de la Casa» y en el suyo propio como abonado de Las Ventas, a los premiados. Recordando que Eugenio de Mora llevó a cabo una magnífica faena en su único paseíllo en el ciclo isidril el lunes 10 de junio ante toros de El Ventorrillo, que le valió una oreja de mucho peso. Y destacando también que «seguramente el número uno de los banderilleros actualmente», el también toledano Fernando Sánchez, que actuó con diferentes espadas siete tardes, se desmonteró en todas «por sus brillantes y arriesgados pares».  
El turno siguiente correspondió a los dos premiados, comenzando el matador, que es la segunda vez que logra el título, ya que el primero lo logró hace tres años y desde entonces no había vuelto a torear en San Isidro. «Cada vez que hago el paseíllo lo gano, según los méritos que me achaca el jurado. De modo que a ver si toma nota la empresa», comentó en tono jocoso el de Mora de Toledo. Después valoró el premio porque se lo habían dado paisanos regionales que no residen en Castilla-La Mancha, «lo que es más de agradecer todavía», dijo, y por llevar el nombre de «un personaje que hizo mucho por democratizar la Fiesta a través de sus aportaciones al reglamento nacional».
De la misma manera, el recuerdo del jurista de Villapalacios fue lo primero que observó Fernando Sánchez dirigiéndose a su viuda, que nuevamente no pudo evitar la emoción. Después dio también las gracias a «esta embajada oficiosa de los castellano manchegos que se ocupa y preocupa por la Fiesta sin ningún tipo de complejos no sólo con estos galardones sino también con las actividades del Aula Montañés».

(Más información en edición impresa)