scorecardresearch

Centros docentes de Hellín logran el Sello de calidad STEAM

G. G.
-

El colegio público del Rosario, y el IES Izpisúa Belmonte, desarrollan un programa educativo innovador «para fomentar las ciencias, la tecnología, la ingeniería, el arte y las matemáticas»

Centros docentes de Hellín logran el Sello de calidad STEAM

Desde los dos centros educativos de Hellín distinguidos con el sello de calidad Steam, que otorga la consejería de Educación, Cultura y Deportes de Castilla-La Mancha, se muestran «muy satisfechos y animados para continuar desarrollando el proyecto con el que se pretende fomentar, de la mejor manera posible, las ciencias, la tecnología, la ingeniería, el arte y las matemáticas, en cada una de las aulas y por conectar con todo el alumnado». La concejal de Educación, Luscinda Carreres, junto a las directoras del colegio público del Rosario y del IES Izpisúa Belmonte, María Jesús Contreras y Susana López, explicaron con las coordinadoras del proyecto en cada uno de los centros, la propia edil y María Jesús Nortes, que el Steam lleva emparejado «un cambio de metodología» en el que también han de implicarse docentes de las distintas áreas, «siendo más fácil la implicación en infantil y primaria». El objetivo principal del sello de calidad, según explicó la consejera, Rosa Ana Rodríguez, en el acto de entrega realizado en Toledo, «es el de estimular a los centros a mejorar de forma continua el proceso de enseñanza y aprendizaje en el aula con todo lo relacionado con el programa». Como ejemplos de la aplicación que se lleva a cabo, la directora del centro de infantil y primaria del Rosario, María Jesús Contreras, explicó que en estas semanas, en quinto y sexto «con motivo de que el volcán de La Palma es de plena actualidad, se está trabajando desde todas las áreas para realizar un estudio pleno sobre el tema, incluso los alumnos han hecho maquetas de volcanes y se va a realizar una visita al de Cancarix». También se está trabajando en robótica, todo ello empezando desde las matemáticas, con una forma diferente de aprendizaje. En el Izpisúa, «se puso en marcha un huerto escolar, estudiando y decidiendo desde la asignatura de ciencias las plantas que se tenían que poner, en matemáticas se calculó el plano, en definitiva se realizó un trabajo común de todas las áreas, como biología o en laboratorio, en el que se hacían análisis, en tecnología se ponía sistema de riego, etcétera». María Jesús Nortes explicó que en el IES les gusta «elegir un tema común en el que vamos trabajando desde distintas áreas, y este año hemos elegido como tema las plantas aromáticas y la obtención de esencias, en definitiva planteamos un proyecto que los alumnos deben ir desarrollando y solucionando los posibles problemas que vayan surgiendo, por ejemplo elegir el tipo de plantas de acuerdo con la tradición local; aplicar la tecnología, realizar análisis de los suelos desde física y química y otros». «Lo más importante -según explicaron las cuatro docentes- es que beneficia mucho al alumnado que mejora en su aprendizaje y eso es fundamental».