Aprobada la Ley de Participación que nació de Podemos

S.L.H
-

Aprobada la Ley de Participación de Podemos, «con menos tintes morados pero poco ambiciosa». Así lo considera Cs, que lamenta que no se aprobaran sus enmiendas, encaminadas a dar mayor participación a los ayuntamientos y evitar duplicidades.

Aprobada la Ley de Participación que nació de Podemos - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

El pleno de las Cortes regionales debatió las once enmiendas del Grupo Parlamentario Ciudadanos (Cs) al proyecto de Ley de Participación Ciudadana de Castilla-La Mancha. Una norma que alumbró Podemos en la pasada legislatura, pero que el Gobierno de Emiliano García-Page ha hecho suya tras salir la formación morada del Parlamento autonómico. 
El proyecto de Ley pasó por la Comisión de Asuntos Generales de las Cortes, donde el texto fue lavado por los grupos para eliminar la «marca morada» que tenía, explicó el portavoz de Cs, David Muñoz. Por tanto, el proyecto de ley que llegó al pleno de este jueves no se parece a la propuesta de Podemos, aunque «aún lleva su marca» y es «poco ambicioso». Se refería Muñoz a la escasa intención del PSOE y del PP de evitar las duplicidades institucionales o de dar mayor protagonismo a los ayuntamientos o a las Cortes regionales, «sede de la soberanía del pueblo, según recoge el Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha». 
No obstante, Cs no votó en contra del texto, sino a favor, al entender que esta ley «es lógica y necesaria, aunque creemos que es mucho menos ambiciosa de lo que podía haber sido; tiene aún tintes de Podemos y no hemos logrado quitarlos», incidió el portavoz de Ciudadanos, que enumeró, entre ellas, las duplicidades, la creación de instituciones costosas que no ayudan a la participación ciudadana o la propia participación de las Cortes». «Lo peleamos (en la Comisión) y se transaccionaron varias enmiendas», dijo Muñoz.
En un primer momento,Cs tenía pensado abstenerse, y así lo avanzó su portavoz durante el debate, pero la negociación posterior de los grupos provocó que no se creen las unidades de participación, que conllevaría un coste añadido e innecesario según la formación naranja, sino que esto servicios lo absorberán órganos ya ubicados en las diferentes consejerías.
Por tanto, la ley fue aprobada por unanimidad de los tres grupos parlamentarios; si bien, Cs votó en contra de los artículos de la ley que contenían sus enmiendas, que fueron finalmente rechazadas -salvo la transacional- por la bancada socialista. El Grupo Popular se abstuvo en esta ocasión. 
Ladillo. Esta ley tiene entre sus objetivos garantizar el derecho de la ciudadanía a participar activamente en los asuntos públicos en condiciones de igualdad, información y responsabilidad, conjugando la democracia representativa con la participación ciudadana.
También promover y desarrollar instrumentos y procedimientos que fomenten la participación ciudadana e institucional en las políticas públicas, con carácter previo a la toma de decisiones en el seguimiento y evaluación de los servicios públicos.
Además, persigue crear las condiciones necesarias para facilitar y garantizar la participación ciudadana e institucional en los proyectos normativos, planes o programas que impulse la administración de la Junta.
Durante su intervención en el pleno del Parlamento autonómico, el vicepresidente de Castilla-La Mancha, José Luis Martínez Guijarro, afirmó que la Ley de Participación es «un ejemplo de diálogo entre el Gobierno y el conjunto de la sociedad».
Aseguró que, en este tiempo nuevo, los ciudadanos «quieren y deben» implicarse en la toma decisiones de las políticas públicas, normas y planes que les afectan y recordó que esta norma tiene por objeto regular el derecho de la ciudadanía a participar en la gestión pública, «propiciando el diálogo permanente con la Administración regional».
En la misma línea, la portavoz del Grupo Socialista y ponente del dictámen, Ana Isabel Abengózar, indicó que esta ley es «un paso más en la ampliación de derechos y en el modelo de democracia participativa» y añadió que el PSOE no aceptará las enmiendas de Cs porque «confunden conceptos y terminología», además de que, como argumentó, no se crean órganos nuevos, sino que se dota de nuevas funciones a los que ya existen.
Por su parte, el diputado del PP Vicente Aroca resaltó el «trabajo, consenso y diálogo» que hubo en la comisión previa, en la que todos los grupos parlamentarios hicieron sus aportaciones para mejorar el texto. 
El portavoz popular explicó que ha tenido «varios borradores y modificaciones» hasta llegar al texto actual y resaltó que el apoyo del Partido Popular, no es un voto a favor del Gobierno regional, sino «a favor de la democracia participativa».