José Martínez fue reelegido presidente de los farmacéuticos

Redacción
-

La nueva Junta de Gobierno del COF tomó posesión de sus cargos y se comprometió a seguir luchando por la defensa de colegiados y pacientes

La nueva Junta de Gobierno del Colegio de Farmacéuticos junto a representantes institucionales en las puertas de la sede colegial. - Foto: COF

La sede del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Albacete (COF) acogió el miércoles el acto de toma de posesión de los nuevos cargos de la Junta de Gobierno del Colegio para los próximos cuatro años, tras el proceso electoral abierto para la renovación de la representación del órgano colegial. Junta de Gobierno que por segundo mandato consecutivo preside de nuevo José Javier Martínez Morcillo, que estará acompañado por María Dolores López Bonilla, como vicepresidenta; Pablo Silvestre, que desempeñará la función de secretario y José Antonio Rodríguez Moreno, que repite como tesorero; como vocales se mantienen en el cargo José Antonio Carbajal de Lara, Elena Quijano Triviño; Ricardo Serra López-Matencio; Eduardo Cabrera; Marta García Zamora y Guadalupe Giménez Sánchez; mientras que se incorporan a las vocalías Mateo Córdoba Prados, Beatriz González Díaz y Elena Ochando Valentín.
Tras el acto de juramento y promesa de los miembros de la Junta de Gobierno, el reelegido presidente del Colegio de Farmacéuticos de Albacete explicó los motivos que le han llevado de nuevo a liderar los designios de esta institución, ante la insistencia de sus compañeros de Junta de Gobierno para repetir en la presidencia, que no son otros que seguir luchando por la ordenación de la profesión, por la mejora de la representación institucional y por la defensa de los intereses de los colegiados y de los usuarios del servicio farmacéutico.
José Javier Martínez Morcillo recordó que su Junta de Gobierno siempre ha trabajado y seguirá haciendo igual en concordia, porque «la lucha política, el debate, el conflicto no constituye en sí una patología colegial, sino que es el reflejo de la vitalidad de un Colegio».
Además, a su juicio «las discrepancias son naturales, pero el consenso de la mayoría es el cimiento de una profesión farmacéutica perfectamente moderna».
(Más información en edición impresa)