Más del 15% de ingresos de la Junta 'hipotecados' hasta 2023

L.G.E.
-
Más del 15% de ingresos de la Junta 'hipotecados' hasta 2023

La región tendrá que gastar hasta 2023 más del 15% de sus ingresos en intereses y amortizaciones. Es la previsión del Tribunal de Cuentas en su informe sobre el Fondo de Financiación y solo teniendo en cuenta las operaciones concertadas hasta 2016

Si alrededor del 20% de su salario se va a pagar la hipoteca o los vencimientos e intereses del préstamo del coche y si sabe que esta situación va para largo, eso es que está más o menos como la Junta. Así queda reflejado en el informe de fiscalización que acaba de aprobar el Tribunal de Cuentas sobre el Fondo de Financiación a las Comunidades Autónomas en el período comprendido entre 2015 y 2016.
El informe desvela que Castilla-La Mancha necesitaría para 2018 el 15% de sus ingresos totales al año para pagar cuotas de amortización e intereses, teniendo solo en cuenta las operaciones concertadas hasta 2016. Pero se quedó corto, porque mirando los presupuestos de la Junta para 2018, que se han prorrogado para 2019, la partida para deuda alcanza los 1.808 millones de euros, que suponen un 19,6% del total de los presupuestos: 9.219.
Esta situación va para rato. Según la estimación que hace el Tribunal de Cuentas, hasta 2023 Castilla-La Mancha tendrá que dedicar más del 15% de sus ingresos a ir pagando los préstamos y créditos concedidos. Para 2024 ya bajaría del 10% y en 2025 estaría en el 5%. Tanto la Región de Murcia como Baleares presentan una dinámica parecida. Y solo hay dos que están realmente peor:Cataluña que durante dos años superará el 20% y la Comunidad Valenciana, que estará por encima del 25% hasta 2022.
Sin dejar de recibir del FLA desde 2012. El informe, que analiza la financiación que facilita el Estado a las comunidades autónomas, hace repaso del dinero que ha conseguido Castilla-La Mancha para hacer frente a sus deudas. Desde 2012 hasta 2016, fecha en la que se termina el análisis de la fiscalización del Tribunal de Cuentas, no ha habido ejercicio en el que Castilla-La Mancha no haya recurrido al Fondo de Liquidez Autonómica, que permite tener financiación del Estado en mejores condiciones que las que oferta el mercado.
Según la tabla que recoge el informe, Castilla-La Mancha sumó 908 millones de euros en 2012, otros 752 en 2013, un total de 1.608 millones en 2014, 1.306 millones en 2015 y batió récord en 2016 al alcanzar los 1.807 millones de euros. El informe termina en esta fecha, pero el FLA ha seguido funcionando para Castilla-La Mancha. Tanto en 2017 como en 2018 ha inyectado más de 1.800 millones de liquidez a las cuentas de la Junta. En conjunto el FLA superaría los 10.000 millones de euros en estos seis años.
¿Y utiliza este dinero el Gobierno regional para refinanciar? El Tribunal de Cuentas constata que sí. Lo muestra con una tabla de vencimientos correspondientes a 2016. Tenía 711,9 millones de vencimientos de principal y los atendió con 701 millones de los recursos del Fondo de Financiación a las Comunidades Autonómas. Es decir, que la financiación que le llegó del Estado le sirvió para cubrir un 98,47%.
Este peso de los mecanismos del Estado se nota en el reparto de la deuda viva que tiene Castilla-La Mancha. El último dato del Banco de España, con cifras recogidas en septiembre de 2018, sitúa la deuda de la Junta en 14.734 millones de euros. De todo ese importe, los préstamos vinculados al Fondo de Financiación de Comunidades Autónomas suponen 11.191 millones.
Pero esa liquidez en mejores condiciones que las que da el mercado no ha ayudado mucho a cumplir con los objetivos de déficit. Lo ha conseguido reducir desde el 7,3% del PIBde 2011 al 0,72% del 2017, pero por H o por B ningún año Castilla-La Mancha ha cuadrado el objetivo marcado. A ver qué pasa con el de 2018.