Piscinas bajo control

Teresa Roldán
-

El equipo de 50 inspectores de Sanidad realizó en 2018 casi 700 inspecciones en las 156 instalaciones descubiertas y 22 cubiertas que componen el censo, tanto al inicio como durante la temporada, con el fin de que fuera apto el baño

Un técnico de Sanidad recoge muestras del agua de una piscina. - Foto: RUBEN SERRALLE

La temporada de piscinas ya comentó en la capital y en los próximos días progresivamente lo hará en el resto de municipios de la provincia. Para ello, previamente el equipo de inspectores de la Dirección Provincial de Sanidad ha hecho los deberes para controlar que todas las instalaciones cumplen con los estipulado a nivel higiénico sanitario y todas las piscinas descubiertas y cubiertas autorizadas para su apertura son aptas para el baño.
Teniendo en cuenta que el período de apertura de las piscinas en verano es muy corto la rapidez en las actuaciones de control sobre cualquier problema que pueda surgir es primordial. La sección de Sanidad Ambiental y Asistencial Sanitaria es la que se ocupa de la coordinación del programa de aguas recreativas a nivel provincial, así como de la supervisión de la actividad de vigilancia sanitaria, la tramitación de las actas de inspección levantadas, gestión de alertas, etc.  Departamento que junto con los Servicios de Inspección de Salud Pública realizan un seguimiento de la actividad de las piscinas y de la calidad del agua al detalle. 
En los últimos años, como detalló el jefe de Salud Pública y Consumo de la Dirección Provincial de Sanidad, Miguel Mota, ninguna piscina pública ha sufrido un cierre definitivo ni por toda la temporada de baño por presentar deficiencias graves, sí ha habido cierres temporales y cautelares hasta la subsanación de las deficiencias. Tampoco el censo de instalaciones ha sufrido variación alguna respecto al pasado año.
Situación que hace prever que este año la campaña de inspecciones en las piscinas tanto descubiertas como cubiertas no variará respecto a las realizadas durante ejercicios pasados.
Todos los años, los 50 inspectores de la Dirección Provincial de Sanidad (equipo integrado por farmacéuticos y veterinarios) realizan inspecciones previas a la apertura de la piscina, en concreto, 178 se contabilizaron en 2018;y de seguimiento, de las que hubo el pasado año 522, lo que suma casi 700 actuaciones inspectoras y de vigilancia que se realizaron en la temporada de verano en este tipo de instalaciones para el baño  
Como resultado de esta labor de control se emitieron 156 informes sanitarios en piscinas descubiertas y 22 en cubiertas (tanto públicas como privadas pero que por el volumen de bañistas y tamaño de las piscinas cuentan con el apoyo de los servicios de la Dirección Provincial de Sanidad).

MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA