Sergio Felipe afirma que afronta el año «cargado de ilusión»

Pedro Belmonte
-
Bernadina de Sergio Felipe en su actuación de la pasada Feria de Albacete. - Foto: A. Pérez

El novillero salió fortalecido tras la buena actuación cuajada el 11 de septiembre en la Feria de Albacete

En la pasada Feria de Albacete el novillero de Alcadozo Sergio Felipe firmó una de las actuaciones importantes del abono en la novillada celebrada el día 11, ante dos novillos del Cortijillo, cortando una oreja y dando una vuelta al ruedo tras petición en el cuarto de la tarde, dejando una grata impresión, sobre todo teniendo en cuenta que llevaba varios años apartado del mundo del toro. Faenas limpias, con clase, y derrochando valor del serio, sereno. Tras la Feria, Sergio ha recobrado la ilusión, saliendo fortalecido de aquella tarde, lo que sin duda le hará comenzar la temporada con nuevos aires y ganas.

«Estoy muy ilusionado y entrenando, sin perderle la cara a la preparación, que es muy importante. Después de mi actuación en la feria, me quedó una sensación muy buena, ilusionado para afrontar la próxima temporada con buenas perspectivas, dentro de lo complicado que está esto».

Su tarde el pasado 11 de septiembre, como ya indicábamos en el comienzo, fue de las que impactaron a los aficionados, sobre todo a aquellos que se quedaron hace años con la miel en los labios, sin que hubiese continuidad. «Los días anteriores a la novillada fueron de mucha presión, pero fue llegar a esa plaza tan bonita y ver el gran ambiente que había, que me sentí emocionado por verme de nuevo vestido de torero y muy tranquilo. Fue una tarde importante para mí, ya que creo di una dimensión suficiente para que la gente se volviera a ilusionar conmigo y vieran a un chaval que puede ser torero».

En los últimos años, las dificultades en el mundo del toro se han multiplicado, y si siempre ha sido una actividad para elegidos, ahora además hay que sumarle las reducciones de festejos y sobre todo las novilladas, por lo que una actuación como la de Sergio, debería tener repercusión para su futuro. «Principalmente ha tenido repercusión moral para mí, y me llena de ilusión para afrontar el año que viene y de cara a los profesionales me ha servido mucho y también de cara a los aficionados. De momento no ha salido nadie para apoderarme, por lo que de momento voy a empezar la temporada solo y espero que cambie la situación a principios de la temporada. De momento no he ido al campo, porque también está difícil, pero después de las navidades espero poder ir al campo, por lo que de momento se trata de entrenar mucho de salón, con la ilusión renovada junto al maestro Rafael de la Viña que es el que me está echando una mano».

(Más información en la edición impresa).