Díez es optimista con la economía española y explica por qué

L.G.E.
-

El economista apunta que puede que el comercio internacional se esté reactivando aunque aún no se vea, confía mucho en la energía solar y en una tendencia positiva del turismo a la larga

José Carlos Díez (derecha) con el decano del Colegio, el presidente de Liberbank, el de la Diputación y el consejero de Hacienda.

José Carlos Díez es un economista al que es fácil que hayan visto hablando en televisión. Ayer habló ante economistas en Toledo y por eso avisó de que iba a ser más técnico. Aunque al final cualquier toledano habría entendido muy bien lo pesimista que está con la política española. Quizá se habría sorprendido más al descubrir que en cuanto a la economía española, es optimista.

El panorama no es fácil. No lo ocultó en la conferencia que dio para celebrar el Día del Economista que organizó la sección de Toledo del Colegio de Economistas de Madrid. «Yo no me creo el PIB, luego lo revisan y es una estadística muy complicada», expuso. Pero sí que se fija mucho en los datos de recaudación del IVA que ahora ya facilita la Agencia Tributaria con los resultados trimestrales, incluyendo desde grandes empresas a pymes. En esos datos nota una bajada de inversión de los empresarios en España que se junta con el freno en el empleo.

En el plano político, comentó que «pase lo que pase tiene pinta de que no va a haber gobierno el año que viene o que si hay gobierno no vamos a tener leyes». Avisó de que no suman. «¿Cómo vas a derogar la reforma laboral con el PNV que la aprobó?», apuntó.

un rayo de sol. Pero hablando de economía reconoce por un lado que puede que el comercio internacional se esté reactivando aunque todavía no se esté viendo. Se remite al índice PMI, una encuesta industrial que hace la misma empresa en todos los países y que apunta a un aumento de pedidos de exportación de China, que se estaría recuperando del golpe en forma de aranceles de Trump. «Han pasado de caer a subir muy fuerte», adelantó. Y eso permitiría que las exportaciones de la industria castellano-manchega aguantasen.

Tampoco se mostró muy preocupado por el turismo, porque es un sector que a la larga está creciendo a nivel mundial «y eso se nos da bien; somos amables, tenemos un buen clima, un país bonito, damos de comer bien y barato». Pero sobre todo destaca que la tecnología ha hecho que la fuente de energía más barata ahora sea la fotovoltaica y ahí España tiene mucho que ganar.



Las más vistas