El PP propone al PSOE acuerdos en sanidad, paro y agua

Á. de la Paz
-

La portavoz popular en las Cortes regionales apela al entendimiento en estas tres grandes áreas y defiende su intención de escuchar las demandas e iniciativas de la sociedad civil

El PP propone al PSOE acuerdos en sanidad, paro y agua - Foto: Ví­ctor Ballesteros

Lola Merino estrenó la portavocía del grupo parlamentario popular en las Cortes regionales con un ofrecimiento de diálogo al PSOE en tres ejes fundamentales: listas de espera en sanidad, empleo y agua. El PP reivindicó la importancia de establecer grandes acuerdos más allá de las siglas respectivas en aquellas cuestiones que afectan directamente a la región. Además, la responsable popular reivindicó la condición de su partido como líder único de la oposición, reduciendo al mínimo la capacidad de acción de Ciudadanos en las labores de vigilancia al Gobierno de Castilla-La Mancha que se constituirá en los próximos días.
La propuesta lanzada por el PP se articula alrededor de los servicios sociales, el empleo y la salud del río Tajo. «Ofrecemos al Gobierno desde ya nuestra disposición a llegar a acuerdos puntuales donde sea posible». Sobre la sanidad, Merino plantea una entente entre el Gobierno socialista y la oposición popular para reducir las listas de espera. La demora para la atención sanitaria en los hospitales de Castilla-La Mancha es uno de los aspectos que más quejas suscita entre la población. Dicha cuestión marcó las agendas de los partidos políticos en las recientes elecciones autonómicas.
La reducción del desempleo fue el segundo gran acuerdo que el PP presentó como deseable para la ciudadanía. Aunque en los últimos años las listas de parados se han reducido significativamente, el elevado número de personas en edad de trabajar y con interés por hacerlo que no encuentran un puesto donde desempeñarse en la comunidad autónoma sigue siendo aún elevado.
El agua cerró el capítulo de brindis con que el PP pretende recibir al nuevo Gobierno de la región. La necesidad de un acuerdo de amplia base, que incluya a fuerzas políticas, administraciones locales y agentes sociales y económicos, determina esta propuesta. La maltrecha salud del río Tajo y las recientes sentencias judiciales que niegan la viabilidad del trasvase también preocupan en las filas del principal bloque de la oposición.
Merino defendió la apuesta de su grupo parlamentario por el «diálogo» y aseguró que esta voluntad de entendimiento será «la herramienta fundamental» de la acción política del PP en la región durante los próximos cuatro años. La representante por la circunscripción de Ciudad Real planteó dos niveles diferentes: tanto con el Gobierno de Castilla-La Mancha como con la sociedad civil de la región. «Seremos la voz de la sociedad castellano-manchega».
El PP apunta a que su ejercicio de control al Gobierno socialista será «serio, sereno y contundente» y anuncia «100 días de gracia» una vez se constituya formalmente. Asimismo, reclama que «la oferta de diálogo y consenso sea recíproca» y que el PSOE no emplee su mayoría absoluta para bloquear «las propuestas e iniciativas» que promueva el partido que lidera Paco Núñez. Merino pidió a los parlamentarios «que apoye» aquellas ideas que beneficien la calidad de vida de los vecinos de la comunidad. «No vamos a renunciar a nuestras propuestas», proclamó la portavoz del grupo popular, quien recordó que programa electoral elaborado por el PP incluyó una batería de medidas procedente de 300 asociaciones en toda Castilla-La Mancha.