Los taxistas paralizarán Madrid hasta lograr una solución

SPC
-

Los conductores endurecen las protestas, bloquean Fitur y provocan cargas que dejan 11 heridos y un detenido mientras en Barcelona miles de chóferes debaten si aceptan la propuesta para contratar las VTC una hora antes

 

El sector del taxi está en pie de guerra y parece que así va a seguir, ya que los profesionales de Madrid acordaron ayer seguir en huelga indefinidamente hasta lograr una solución sobre la regulación de los vehículos de alquiler con conductor (VTC) en una asamblea celebrada en el recinto de Ifema el mismo día de la inauguración de la Feria Internacional del Turismo (Fitur).
Durante ese encuentro, los participantes reclamaron la dimisión del presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, y corearon consignas como Sí se puede o El taxi unido jamás será vencido.
En la avenida Capital de España, ante cientos de taxistas, el responsable de Comunicación de la Federación Profesional del Taxi de Madrid, José Miguel Fúnez, hizo un claro llamamiento a «luchar hasta el final» para reivindicar «un trabajo digno» y exigir respeto para este servicio público. Fúnez reclamó también que no decaigan los ánimos porque la noticia de la huelga de los taxistas madrileños en Fitur, una de las más importantes de Europa, está «avergonzando» a las Administraciones públicas.
«Estamos hartos de estar hartos», gritó antes de arremeter contra «los políticos corruptos y las puertas giratorias».
 Por su parte, el Sindicato Libre de Conductores del sector VTC remitió un escrito al ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, en el que mostraba su preocupación respecto a la situación generada por la huelga del taxi dado que los conductores realizan su trabajo con «miedo» y «presión» ante posibles agresiones. 
De hecho, las manifestaciones en Ifema no fueron del todo pacíficas, ya que cortaron las carreteras con barricadas, intentaron colapsar las salidas del Metro de Madrid y hubo cargas policiales contra los desórdenes hasta el punto que 11 de los manifestantes resultaron heridos y, al menos, un taxista fue arrestado en los altercados. Incluso los Reyes Don Felipe y Doña Sofía, que acudieron a la inauguración de Fitur, tuvieron que acceder a Ifema por una puerta lateral y con un despliegue especial de seguridad por los incidentes que se estaban desarrollando en la zona.
Posteriormente, varios cientos de coches de este servicio público iniciaron un «paseo por Madrid», lo que congestionó la zona de los recintos feriales y la carretera de circunvalación M-40, y dificultó la salida de las personas que habían acudido a Fitur.
Mientras, en Barcelona la tensión iba en ascenso, incluso entre los propios miembros del sector del taxi, ya que las disputas entre ellos sobre qué pasos seguir llevó a la dimisión del líder de la huelga en la Ciudad Condal, Alberto Tito Álvarez. Aunque al cierre de esta edición el gremio seguía votando, el exdirigente de Élite Taxi defendía aceptar la última propuesta planteada por el Govern, que obliga a contratar estos vehículos con una antelación de una hora.
Un portavoz de Uber señaló, por su parte, que, si se aprueban finalmente las restricciones a la actividad de los VTC, la compañía no seguirá prestando su servicio en la capital catalana.
También el fundador de Cabify, Juan de Antonio, se pronunció al respecto y agregó que «no hay que precipitar» la decisión sobre la presencia de su empresa en la capital catalana, pero precisó que la aprobación de la normativa propuesta por la Generalitat sería como una expulsión.

Un taxista detenido y 11 heridos en Madrid SERGIO PEREZ
Un taxista detenido y 11 heridos en Madrid - Foto: SERGIO PEREZ