«La base de nuestra dieta es arroz y macarrones a diario»

L.G.E.
-

Almudena Calvo no cobra paro y tiene dos hijos a su cargo. Pidió el ingreso mínimo de solidaridad en agosto, pero en diciembre le han contestado que se lo han denegado. IU denuncia que lleva pasando cuatro meses por haberse agotado el presupuesto

«La base de nuestra dieta es arroz y macarrones a diario»

«No es fácil ir a hablar de tu vida personal». Almudena Calvo Marqués recuerda lo que le costó dar el paso de ir a los servicios sociales a relatar sus problemas. No tiene empleo, aunque recalca que lo sigue buscando «activamente», no cobra paro ni ningún tipo de prestación, tiene dos hijos menores a su cargo, pues encabeza una familia monoparental y además tenía una orden de desahucio. Fue en los servicios sociales donde le explicaron que había una ayuda de seis meses de ingreso mínimo de solidaridad de 600 euros y la pidió.
La solicitud la presentó en agosto, pero el primer golpe se lo llevó cuando un mes después, el plazo establecido para la resolución de la solicitud, no recibió respuesta. Temió que ese silencio significase que se lo desestimaban. Siguió llamando para preguntar cómo iba su expediente, aunque reconoce que le molestaba que le pidieran el número del mismo, pues ella clama que no es un número. «Somos personas, necesitamos una solución», insiste.
Finalmente la contestación ha llegado por carta este mes de diciembre, confirmando que le deniegan la ayuda. Asegura que cumple todos los requisitos y que ha hecho el papeleo correspondiente, pero que no se la dan porque no hay presupuesto disponible.
Todos estos meses esperando la ayuda están siendo muy complicados. «No estamos en riesgo de exclusión social, estamos excluidos», expuso, «no puedes llevar un plato de comidas a casa, y gracias al Banco de Alimentos, a los macarrones y arroz diario, que es la base de nuestra dieta».  Señala que a sus hijos les tiene que negar la posibilidad de comer fruta o un plato de verduras. Y eso está teniendo sus consecuencias. Indicó que el chico pesa más de 100 kilos por ese exceso de hidratos de carbono. La niña tiene una desviación en la espalda, pero no puede llevarla a Toledo a que la traten. «Vivo en Fuensalida y me cuesta 10 euros ir y venir», indica, «y si tengo 10 euros, los voy a utilizar en alimento».
Un correo a Page. Espera que 2020 llega con algo más de ayuda. Dice que en su municipio le indican que tiene prioridad para entrar en el próximo Plan de Empleo, que podría convocarse en enero o febrero. Aunque sea una solución paliativa, en su rostro todavía queda un gesto de esperanza de imaginar que pueda tener durante unos meses unos ingresos.
Dice que a Page le ha escrito a través del correo electrónico que tiene el presidente para responder y que le ha invitado a tomarse doce macarrones por Nochevieja. «Si le mandabas un mail en periodo electoral, te contestaba en dos o tres horas», apunta, «pero ahora ya son tres semanas y respuesta cero».

Calvo dio estas explicaciones en la sede regional de Izquierda Unida. Su coordinador, Juan Ramón Crespo denuncia que esas ayudas no se están dando en la última parte del año porque se agotó el presupuesto. Las cartas de contestación que se están enviado justifican la denegación «habiéndose constatado que no existe disponibilidad presupuestaria en el ejercicio 2019 para atender nuevas solicitudes de ayuda de Ingreso Mínimo de Solidaridad», tal y como aparece escrito en un ejemplo que ha presentado. «No hay dinero para ayudar a los más necesitados», apostilló.
Crespo explicó que desde septiembre no se han concedido ingresos mínimos de solidaridad porque la partida está agotada. «Es la primera vez que está bloqueado y sin presupuestos», comentó en función de lo que les están trasladando los trabajadores sociales. En el caso de las ayudas de emergencia social, contó que sí hubo una ampliación presupuestaria en septiembre, pero que se quedó corta para atender todas las solicitudes que había.