El sector de autoescuelas albacetenses espera un buen verano

M.O
-
El sector de autoescuelas albacetenses espera un buen verano - Foto: Reyes MartÁ­nez

La asociación provincial Aecab tiene una percepción positiva acerca del volumen de trabajo durante los próximos meses

El sector de autoescuelas en la provincia está ya inmerso en el período con más trabajo de cada año, los meses de verano, y lo hace con buenas perspectivas en cuanto a volumen de negocio, una mejora que se ha hecho notar ya en los últimos estíos, y que esperan confirmar también en un 2019 en el que los meses de invierno han sido mejores. Las cifras de expedición de nuevos permisos de la Dirección General de Tráfico confirman que las autoescuelas perdieron una significativa parte de la facturación en los años de la crisis: de 2008 a 2013 la cifra de nuevos conductores con el permiso más común, el B, se redujo a la mitad.
Ana María Selva es la presidenta de la asociación empresarial del sector, Aecab, sigla de la Asociación de Empresarios de Escuelas Particulares de Conductores de Albacete, y explicaba a La Tribuna que en esta primera semana de julio todo apunta a esa mejora: «Las previsiones son buenas, esperamos un verano mejor que el anterior, poco a poco estamos remontando la crisis, se nota que la economía se está moviendo un poquito». Para atender la mayor demanda de formación y exámenes este verano, de nuevo la Jefatura Provincial de Tráfico no parará en agosto, una iniciativa que empezó a aplicarse en 2012, y que sigue vigente, comentó Selva: «Como en otros años no se para en agosto, la Jefatura no cierra, así que las autoescuelas también estamos al pie del cañón». 


MÁS TRABAJO. Dar el servicio requerido estos meses implica un extra de trabajo porque estos meses concentran una parte significativa de las matrículas y alumnos que cada autoescuela tiene, dijo la presidenta de Aecab, «Bien podemos tener un 40% de negocio en verano, pero la dinámica va cambiando también, los inviernos eran muy flojos y este invierno no ha sido tan flojo como otros años; la gente se lo plantea y es verdad que puedes sacarte el carnet en cualquier estación y en cualquier momento». Aun así, la tradición se mantiene de que, para muchos, cumplir los 18 es sinónimo de acudir a una autoescuela para tener el permiso B, y siempre con el verano como época preferida porque es el momento en el que los exámenes académicos dan un respiro. Ana María Selva decía que en épocas anteriores ese porcentaje del 40% de negocio anual en verano se queda corto: «Antes era masivo, el 80 o 90% de la gente que cumplía los 18 años se sacaba el carnet entonces, en las casas era como una norma y nadie se planteaba si dejarlo para el año siguiente o si económicamente quizá venía mejor en otro período; era una norma no escrita». Los jóvenes «tienen ahora otras prioridades», comentaba en alusión a cómo hay quien deja el carnet de conducir para algún año después, aunque el pico de trabajo siga apareciendo en los meses que van de junio a septiembre por el fin de los estudios secundarios. A nivel nacional, ese período de tiempo concentró en 2018 un tercio de los nuevos carnets de conducir tipo B expedidos a nuevos conductores, y eso que en otros territorios agosto no es un mes hábil como sí lo es en la provincia albacetense.

Más información en edición impresa