Educar sin contaminar

T.R
-

El Aula de la Naturaleza celebró durante el puente varios talleres divulgativos sobre el cambio climático para familias

Varios niños y una monitora del Aula de la Naturaleza contemplan en un microscopio los efectos de la contaminación. - Foto: José Miguel Esparcia

En el marco de la celebración de la Cumbre del Clima, que se celebra en Madrid, el Aula de la Naturaleza del parque Abelardo Sánchez ha abierto estos días festivos del puente sus puertas para mediante talleres divulgativos sensibilizar a los más pequeños y sus familias sobre el cambio climático y sobre la necesidad de adoptar medidas para cambiar la tendencia actual, porque todos podemos aportar nuestro granito de arena y con nuestras acciones diarias hacer un uso racional de los recursos.
De la mano de monitores medioambientales del Aula de la Naturaleza municipal, como Silvia Osuna, las familias con sus hijos han aprendido a través de un recorrido por diferentes actividades los distintos contaminantes del Medio Ambiente; los problema de contaminación que tienen en ciudades como Madrid; los efectos que la contaminación tiene para nuestra salud; las energías limpias alternativas a otras altamente contaminantes y peligrosas, como la solar o la eólica; la existencia en la ciudad de Albacete de una estación de medición de la calidad del aire. «Intentamos con experimentos a pequeña escala, como un captador de partículas, que a los niños y sus familias, les impacte, que vean las partículas que emiten los tubos de escape de los vehículos y que luego nosotros respiramos», indicó Osuna.
Además, los chavales han tenido la oportunidad de dejar un mensaje en un árbol de papel con frases contra el cambio climático o participar en un concurso infantil de dibujo, al tiempo que han participado en un taller de manualidades por el clima, como la fabricación de espirales de plástico con botellas que permiten comprobar las corrientes de aire dentro de casa. En el laboratorio pudieron observar cómo los líquenes son unos excelentes indicadores de la calidad del aire, o descubrir a través de un experimento con agua, vinagre y caliza cómo opera la lluvia ácida en la naturaleza. Estos talleres, que durante tres días han estado operativos en este espacio de la ciudad, se completaban con exposiciones sobre energía con maquetas que explican los distintos consumos de las bombillas o cómo funciona una cocina solar, cómo hacer una ciudad sostenible, así como una colección de fotografías sobre las pintadas urbanas promovida por el IES Ramón y Cajal, un espacio de reciclaje creativo y un panel de contaminantes. 

(Más información en edición impresa)