Nueva novicia en las hermanas pobres de Santa Clara

T.J.
-

La ceremonia contó con numeroso público en el ritual donde cortan el cabello, ponen el hábito y entregan a la novicia la Regla de Santa Clara y el libro de la Liturgia de las Horas

La madre corta el pelo a la novicia en la ceremonia que tuvo lugar en la iglesia conventual de San Juan.

El convento de las hermanas clarisas de Villarrobledo cuenta con una nueva religiosa incorporada recientemente al claustro coincidiendo con el Día de la Divina Misericordia. La novicia, sor María Patricia de la Divina Misericordia, fue investida por las hermanas del convento en un emotivo acto público celebrado en la iglesia conventual de san Juan.Según narran las religiosas, «durante el rito dos lectoras iban contando la vida de Santa Clara, la huida de su casa, el despojo de sus vestidos, el corte de pelo y la vestición del hábito de penitencia por parte de san Francisco».