Llorente vuelve a pedir que se eleve la edad para cazar a 16

La tribuna
-

El portavoz parlamentario de Podemos presenta en las Cortes una propuesta, a iniciativa de grupos animalistas, para modificar la recientemente aprobada Ley de Caza en este sentido

David Llorente, portavoz parlamentario de Podemos, ha sido el adalid de este proyecto de ley. - Foto: Víctor Ballesteros

j.a.j. / toledo
El portavoz parlamentario de Podemos, David Llorente, ha retomado la iniciativa para elevar la edad mínima para practicar la caza a los 16 años. Así se recoge en una proposición de reforma de la Ley Regional de Caza, aprobada por su grupo y el PSOE en 2015, recientemente registrada en las Cortes de Castilla-La Mancha.
El diputado ha difundido la proposición para modificar la Ley en sus redes sociales. En ellas , afirma que ha adoptado la iniciativa a petición de los colectivos animalistas  Proanimal CLM y Dejando Huella, que a su vez recogieron una petición en este sentido del Defensor del Pueblo. Llorente lamentó que  la petición del Defensor no haya sido atendida «por la desidia del Gobierno de García-Page».
En el escrito de reforma, se recogen las recomendaciones del Defensor del Pueblo para elevar esta edad para cazar.
es posible legalmente, pero se ve peligroso. La base para que un chaval de 14 años pueda manejar un arma de fuego en una práctica cinegética la da la legislación estatal de armas de fuego. Esta permite disparar a un chico de esa edad siempre que esté supervisado por un tutor adulto que asuma la responsabilidad por sus actos. Durante la tramitación de la actual Ley   de 2015, Podemos incluyó una enmienda para elevar la edad de caza para menores. Sin embargo, el PSOE y la Consejería de Agricultura rechazaron apoyarla. El motivo fundemental es que la gran mayoría de comunidades autónomas (salvo Galicia) mantienen el límite en 14 años. Por su parte, la Consejería de Agricultura defendió que a partir de esta edad un menor pueda cazar de manera activa acompañado por un adulto como una vía de asegurar el relevo generacional en la práctica cinegética, toda vez que se percibía un envejecimiento entre los aficionados a este hábito.
La Consejería reiteró esta explicación al Defensor del Pueblo cuando el organismo, a petición de los colectivos animalistas, recomendó por carta que se elevara la edad a 16 años.Tras recibir esta respuesta, el Defensor reconoció que  la decisión del Gobierno autonómico es formalmente legal. Sin embargo, añadía en un escrito, «eso no quita para que el interés del menor qué, no lo olvidemos, está protegido constitucionalmente, pueda verse afectado por la misma posibilidad de llevar armas, aunque sea con todas las cautelas posibles y acompañado de un adulto», por lo que lamentaba la nula disposición de la Junta a aumentar la edad mínima para cazar.