La economía de Albacete crecerá de forma débil

M.O
-

El informe del Servicio de Empleo Estatal dedicado a Albacete insiste en el poco tejido industrial existente

La economía de Albacete crecerá de forma débil - Foto: Rubén Serrallé

La panorámica actual del mercado de trabajo de la provincia tiene mucho que ver con la evolución de la economía albacetense, una economía en situación «de mantenimiento», según la describe el informe del mercado de trabajo de Albacete elaborado este año por el SEPE, el Servicio Público de Empleo Estatal. Se trata de un amplio documento, que utiliza los datos de la provincia de 2018, con indicadores de trabajo, desempleo, contratación, perspectivas de futuro , sectores y actividades económicas mejor situadas para afrontar ese futuro, y ocupaciones más demandadas y necesidades formativas.
El informe hecho para Albacete por el SEPE concluye que la situación actual de la economía provincial «es de mantenimiento», y si hay una evolución de la economía a corto y medio plazo se prevé «de crecimiento débil o de mantenimiento». Los «puntos fuertes» de la actividad económica de Albacete son una vez más los relacionados con Agricultura, Hostelería y Comercio, el «núcleo fuerte» de la economía de la provincia junto al aumento de las exportaciones. Los puntos débiles, por contra están principalmente en la fragilidad y precariedad de los puestos de trabajo, la «duración de los contratos y la estacionalidad de la actividad económica (especialmente en el sector Servicios), y además «el poco tejido industrial de la provincia». Se añade que el tejido empresarial de Albacete está compuesto sobre todo por pequeñas y medianas empresas, predominando las microempresas o pymes, con no más de cinco trabajadores.
Sobre la posibilidad de cambiar esa situación, el informe da algunas pistas, porque enumera «una serie de factores que inciden en mayor o menor medida en la actividad de las empresas y en la marcha de la economía», como son «la enorme competencia que hace bajar el precio del servicio», los mercados emergentes, «las instituciones que cada vez colaboran más», así como la formación donde hay muchos trabajadores sobre formados y donde hay una amplia oferta formativa. 

Más información en edición impresa