Castilla-La Mancha, segunda región con más bibliotecas

Luis J.Gómez
-

Son 633 puntos de servicio, a una media de uno por cada 3.208 habitantes. El 52,4% de la población es usuaria y va de media 3,7 veces al año

Castilla-La Mancha, segunda región con más bibliotecas - Foto: Javier Pozo

En Cuenca hay una biblioteca en una antigua iglesia, en Guadalajara en lo que era un palacio, en Talavera en un alfar de cerámica, en Albacete en unos depósitos de agua y en Toledo en el Alcázar. Así una tras otra, en algunos casos en edificios nuevos, y en otros en conventos rehabilitados o aprovechando las viejas escuelas del pueblo, en Castilla-La Mancha hay 561 bibliotecas, entendiendo como tal las que son una unidad administrativa. Pero llegan a 633 puntos de servicio y locales dependientes de bibliotecas. Con esa cantidad, la región puede presumir de ser la segunda con más bibliotecas por número de habitantes.
Castilla-La Mancha tiene un punto de servicio de una biblioteca por cada 3.208 habitantes, una proporción que se acerca a la mitad de la media del país: 5.630 habitantes por punto de servicio. Lo de la despoblación y la dispersión geográfica algo tendrá que ver, pues a Castilla-La Mancha solo le supera Extremadura con una tasa de un punto de servicio por 2.013 habitantes y el podio lo completa Aragón con 3.481. La siguiente comunidad en la lista sería Castilla y León con 3.686.
Estos datos aparecen recogidos en las últimas estadísticas sobre bibliotecas y usuarios del INE. Se han publicado este mes de diciembre, aunque se remiten a cifras de 2018. En este documento se puede leer que en Castilla-La Mancha más de la mitad de la población es usuaria de las bibliotecas. En concreto, llega a un porcentaje del 52,4%, por encima de la media del país, que se queda en el 46,7%. Solo hay tres comunidades que tienen un porcentaje mejor: Castilla y León, Asturias y sobre todo Cataluña, que supera el 70%.
Pero al Instituto Nacional de Estadísticas no solo le interesa el número de usuarios, sino también cuánto usan la biblioteca. En Castilla-La Mancha, los usuarios van de media 3,7 veces al año (no llega ni a una vez por trimestre). Esta vez Castilla-La Mancha está por debajo de la media del país, que al menos llega a 4,2 visitas al año. De hecho los castellano-manchegos son los séptimos que menos van a la biblioteca si se compara con los datos del resto de comunidades autónomas y los novenos si se incluyen en la comparativa a las ciudades autonómas de Ceuta y Melilla.
Las visitas a las páginas web de las bibliotecas está en 2,2 veces por año en el caso de Castilla-La Mancha, una media que se queda en la mitad del país, que vuelve a ser de 4,2 visitas online al año. Sí, en la media del conjunto de España se visita tanto presencialmente las bibliotecas como sus sitios en Internet.
Otro dato que aporta el INE es el de la tasa de préstamos de fondos a casa por habitante. En la región se toca de media a 1,3 préstamos al año por castellano-manchego. En el conjunto del país está por encima, llegando a un 1,6.