Identificar sin riesgos

REDACCIÓN
-

La Policía Local incorpora un programa que ya funciona en otros territorios para mejorar las ?actuaciones de los agentes en la vía pública donde se registra o requiere documentación

Identificar sin riesgos

La Policía Local de Albacete informó ayer de que ya tiene en marcha el Programa para la Identificación Policial Eficaz (PIPE), un programa que ya funciona en otros territorios, impulsado por la Plataforma por la Gestión Policial de la Diversidad, y que servirá «para mejorar las identificaciones de personas y registros en la vía pública y evitar sesgos». De este recurso también se ha informado ya a diferentes asociaciones y comunidades de la ciudad. 
El nuevo recurso tiene como objetivo principal «establecer los criterios a seguir por los agentes de la Policía Local en materia de identificación y registro de personas y bienes en lugares públicos, afectando directamente a los derechos fundamentales de las personas al dotar de una mayor garantía y seguridad jurídica a todos». Desde la Policía Local de Albacete aseguraban que las identificaciones y registros que realizan los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad «resultan una herramienta de gran utilidad y son muy necesarias para el mantenimiento de la seguridad ciudadana, pero siempre desde la proporcionalidad y ponderando los hechos sucedidos para evitar posibles situaciones abusivas o inadecuadas». El nuevo programa PIPE mejora la prevención de cualquier tipo de esas situaciones porque incorpora el Boletín de Identificación Policial, que rellenarán los agentes de la Policía Local siempre que procedan a la identificación preventiva de una persona en la vía pública. La Policía Local de Albacete se muestra «sensible con su entorno», explicaban, y no solo pretende mejorar la eficacia policial en materia de identificaciones con este programa, sino también «prevenir y controlar cualquier sesgo discriminatorio, potenciando el acercamiento y la relación entre los servicios policiales y la sociedad diversa de las distintas comunidades que conviven en nuestro entorno», y mejorar así además la atención a los delitos de odio. Más información en edición impresa