«Música y danza barroca están muy unidas»

A.D
-
Cecilia Jiménez - Foto: Rubén Serrallé

Cecilia Jiménez, con La Reverencia, agrupación que dirige el clavecinista Andrés Alberto Gómez, serán los protagonistas del segundo concierto del Festival de Música Barroca (Femuba), mañana, a las 19 horas, en el Teatro Circo.

¿Cómo se implicó  en este proyecto con La Reverencia?
Cuando terminé los estudios de Grado Superior de Danza, de Coreografía, empecé a abrir otras puertas a la investigación y comencé a formarme en danza barroca en Roma, París y Madrid. 
Al final, esa danza barroca no es que la lleve literal al escenario, me ayuda a entender los pasos que hacemos hoy en día. Con esa conexión entre pasado y presente, estos festivales, acercan al público esas músicas barrocas y esa es mi conexión. 
¿Cuáles son las fuentes de esas danzas barrocas?
La danza también tiene sus partituras y ya en 1700 se creó un sistema de notación coreográfica. Igual que se conservan partituras musicales, tenemos las de danza. A partir de ese sistema Feuillet podemos tener hoy en día todas esas piezas.  
¿Y su conexión con La Reverencia?
Conocía a Andrés Alberto Gómez y como la música antigua siempre me ha gustado, intenté conectar mi pasión por la danza con la música antigua, surgió este proyecto. No dejo de hacer danza contemporánea, pero la música barroca, al final la utilizo mucho en mis piezas. 
La música barroca te da tantos matices que los puedes llevar desde lo gestual a otros movimientos más amplios. 
¿La música barroca se adapta bien a la danza?
Claro, la música del barroco fue creada para la danza. Al final, la ópera ballet, la comedia ballet, tenía el elemento musical y el visual. Luis XIV comenzó a academizar y profesionalizar la danza.
Música y danza barroca están muy unidas, por eso compositor y coreógrafo creaban conjuntamente, incluso esto se puede ver en el clasicismo, hasta el siglo XIX. 
¿Cómo es esta música de Rameau para bailarla?
Al final, me estoy saliendo de esos  patrones del barroco. Sí que recrearé coreografías de danza barroca y te diría que la música de Rameau me envuelve y me ayuda mucho, es como un apoyo al bailarín, te empuja. Todos esos matices, esos contrapuntos, te dan mucho juego para que el cuerpo lo acompañe.  
¿Bailará todas las obras del programa del concierto?
Hay piezas en las que descansaré o trabajaré con elementos escenográficos, para que no sea todo movimiento y no saturemos la escena. 
¿Qué vestuario eligió, barroco o será contemporáneo?
El vestuario no es totalmente fiel. Escojo elementos  y los llevo a otra parte contemporánea, pero sí tiene líneas de inspiración barroca, pero también ese vestuario tan pesado, con tanto volumen, es complicado. 
La danza también evolucionó en paralelo al vestuario. Cuando realmente la bailarina deja de llevar tacón y el vestido se acorta, salta más y aporta la rotación de la pierna para la danza clásica, se codifica mucho con el tipo de vestuario.  
¿Cuánto tiempo lleva preparar la cita del Teatro Circo?
Cuando trabajas sola, controlas tus ritmos. Cuando me enviaron la música tuve un proceso para entenderla, asimilarla, crear imágenes, y a partir de ellas viene el trabajo en el aula para crear. Empecé este verano   y fuerte, unos tres meses, también porque trabajas tú sola. 
La música en vivo, ¿supone otra sensación?
La música en vivo te ayuda mucho, también la danza ayuda a la música, porque es un elemento visual, subraya matices, te abraza. Incluso es más completo para el público, ya que cuando el bailarín trabaja con música enlatada, parece que hay una pared y romper esa pared, es mágico, de verdad. 
¿Qué compositor prefiere usted para bailar?
Lully, que estuvo muy ligado al inicio de estas óperas. Siempre trabajo mucho con él. También compositores como Couperin, Rameau. La danza barroca que he estudiado es la francesa y al final tiendo a esta estética, como en el cine.