El Barcelona mantiene su idilio con el liderato

SPC
-
El líder vence sin brillo - Foto: Alberto Estévez

El cuadro azulgrana somete al Eibar con dos tantos de Suárez y otro de Messi en un duelo sin brillo de los hombres de Valverde, que les sirve para guardar la distancia con el Atlético

El Barcelona despidió ayer la primera vuelta de la Liga con una victoria sin brillo -la sexta consecutiva- ante el Eibar (3-0), que le consolida como líder destacado de la competición.
El combinado guipuzcoano hizo un partido más que digno en el Camp Nou, pero encajó su novena derrota en nueve partidos ante el conjunto azulgrana, todas ellas por dos o más goles de diferencia.
Y eso que los ‘armeros’ salieron a buscar al Barça arriba, ejerciendo una prisión asfixiante con la convicción que solo tienen los equipos de Mendilíbar.
El conjunto catalán no supo sobreponerse a ella en toda la primera mitad. Solo un tuya-mía de Luis y Suárez y Coutinho, que el punta charrúa culminó con un preciso tiro cruzado, rompió la defensa visitante para colocar el 1-0 a los 19 minutos de juego.
Los de Valverde solo se acercaron con peligro otra vez a la meta de Riesgo durante la primera parte, en un cabezazo de Sergi Roberto que cruzó demasiado.
El resto fue una exhibición de fe, garra y rigor táctico de los vascos, con Diop y Escalante trabajando a destajo en el centro del campo y el equipo presionando la salida local desde su jugador más adelantado -Sergi Enrich- hasta el último hombre de la zaga.
Durante muchos minutos, los visitantes lograron que el partido se jugara en el campo azulgrana y que el Barça no saliera con el balón jugado desde atrás, pero no fueron capaces de generar peligro.
Un cabezazo deEnrich que se marchó cerca de la escuadra izquierda de Ter Stegen fue todo el bagaje ofensivo visitante antes del descanso.
El Barcelona, con un fútbol indolente y falto de ritmo, apenas tenía continuidad en su juego, convencido de que, tarde o temprano, aprovecharía algún error visitante.
Y tuvo razón. Acabó llegando por la inercia goleadora de Messi, que hizo su tanto 400 en Liga, tras culminar con la zurda otra combinación entre Coutinho y Luis Súarez.
Con el 2-0, el Eibar bajó la intensidad, y Luis Suárez, Coutinho y también Messi pudieron hacer el tercero, pero sus remates se encontraron con Riesgo, antes de que Suárez lograra el premio a su insistencia a la hora de juego.
Con el partido decidido, la última media hora fue de nuevo de lo más anodina, con el bloque ‘armero’ intentando marcar el gol del honor y el Barça instalado cómodamente atrás.
Por los visitantes lo intentaron Sergi Enrich y el recién ingresado De Blasis. Por el lado local, solo la entrada de Dembélé animó los últimos minutos de un encuentro que el Barça solventó acogiéndose a la ley del mínimo esfuerzo.