Cuando jugar puede ser un peligro

T.R.
-

Este año son 52 los juegos retirados del mercado en la provincia en la campaña navideña, con un 18% de irregularidades

Cuando jugar puede ser un peligro - Foto: Rueda Villaverde

A la hora de elegir un juego o un juguete no sólo hay que tener en cuenta que sea acorde a la edad del niño que lo va a recibir, sino que es muy importante cumplir con una serie de medidas de seguridad para no llevarnos un susto.Lo primero es comprobar que el juguete incluya la marca CE, que nos indica que cumple la normativa de seguridad de la Comunidad Europea. Una vez verificamos que contiene las instrucciones de uso en castellano, así como las advertencias necesarias en el caso de que entrañe algún riesgo, hay que tener en cuenta que es mejor que el juguete sea de tamaño grande, que no tenga apariencia de comida y no cuente con piezas pequeñas que se desprendan fácilmente ni presenten bordes cortantes o trozos que se astillen.
Continuamente se producen alertas sobre productos no alimenticios gestionados por los órganos de Consumo, y no son pocos. De hecho, la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan), emite notificaciones de la red de alerta tanto a comunidades autónomas como a la Unión Europea.
Los juguetes de bajo coste y la ropa infantil, fundamentalmente disfraces, son los productos que más se retiran y o destruyen por peligro para la salud, artículos que son objeto de una estrecha vigilancia por los servicios de inspección, teniendo en cuenta que van dirigidos a un público muy vulnerable, como es el infantil. De ahí que el cerco y la vigilancia se estrechen más que quizás sobre otro tipo de productos, y sobre todo, en las fechas previas a las compras navideñas y de este tipo de objetos por parte de los consumidores.
Esta temporada se han retirado del mercado y por tanto de la venta en los establecimientos de la provincia de Albacete, a través de la Red de Alerta de Consumo, algo más de medio centenar de artículos diferentes, concretamente 52 productos, la mitad de ellos, 24  eran juguetes de bajo coste y 28 ropa infantil.

 

Más información en edición impresa