Blindada ante cualquier medida que no respete la igualdad

S.L.H
-

Las Cortes de Castilla-La Mancha se convirtieron en altavoz del argumentario nacional del Partido Popular y Ciudadanos contra el recién constituido Gobierno nacional de coalición.

Núñez recordó las palabras de José Bono, que aseguraba que el Gobierno «está abrazado al comunismo radical insolidario». - Foto: Víctor Ballesteros

Las Cortes de Castilla-La Mancha se convirtieron ayer en altavoz del argumentario nacional del Partido Popular y Ciudadanos contra el recién constituido Gobierno nacional de coalición. El Parlamento autonómico abrió la primera sesión plenaria del año con dos debates generales en el orden del día impulsados por la oposición para cargar contra el Ejecutivo central y, de paso, aumentar la presión sobre el presidente regional, Emiliano García-Page, uno de los barones socialistas más críticos contra Pedro Sánchez.
La portavoz de Ciudadanos, Carmen Picazo, acusó a los socialistas de sostener «el camino emprendido por Pedro Sánchez que pone en riesgo la convivencia entre los españoles» y también de «polarizar» a la sociedad.
«¡Qué pena, qué decepción! ¿Me van a decir que el PSOE ha quedado reducido a esto?», se preguntó Picazo que llegó a acusar a PSOE y a Unidas Podemos de «alimentar a Vox cada día» y también de «promocionarlo con su retórica de dos Españas» donde «o se es progre o se es facha».
Desde la bancada del PP, fue la diputada Lola Merino quien calificó de «inaudito» que García-Page «defienda a un gobierno que tiene como socios a quienes han dicho que les importa un comino la gobernabilidad de España. Es humillante que blanquee a un gobierno que enmudece cuando se ataca a la Constitución española, que calle con quienes reclaman la independencia del País Vasco y Cataluña».
Fue el diputado socialista Fernando Mora quien respondió a ambas diputadas y quien sostuvo que «debatir lo mismo que en el Congreso no tiene mucho sentido, pero hay que meterse con el presidente de Castilla-La Mancha. Es para lo único que se ha traído este debate», algo que calificó de «postura obsesiva» para con García-Page aunque «sin resultados». 
Finalmente, PSOE y Cs sacaron adelante sus mociones sobre los dos primeros puntos del orden del día del pleno de las Cortes, relativos al apoyo institucional a los órganos constitucionales y a las consecuencias para la región del pacto de Gobierno alcanzado por el PSOE y Unidas Podemos con el apoyo de nacionalistas e independentistas, resoluciones en la que, entre otros aspectos, instan al Ejecutivo autonómico y las Cortes a defender los intereses de la región ante cualquier medida del Gobierno nacional que no respete el principio de igualdad.

 

Cs cree que quien está «humillando las siglas centenarias del PSOE no es la oposición, sino los socios de Sánchez»
La portavoz parlamentaria de Ciudadanos, Carmen Picazo, lo tiene claro: «el camino emprendido por Pedro Sánchez pone en riesgo la convivencia de los españoles». Esta fue suprimera frase durante la celebración de un debate general, propuesto por su grupo, relativo a la necesidad de un apoyo institucional a los órganos constitucionales y sobre los pactos del gobierno de la nación con los independentistas. 
En la tribuna, Picazo reconoció la importancia «clave» del PSOE en  momentos cruciales de la democracia, pero insistió en que ahora Pedro Sánchez está «humillando» a este partido centenario. «Quien está humillando las siglas centenarias del PSOE no es la oposición, sino los socios que ha elegido Sánchez para seguir disfrutando unos meses más en Moncloa». 
Su compañero de bancada David Muñoz tomó la palabra en un segundo debate relativo a este asunto, registrado en esta ocasión por el PP, y reclamó al Gobierno de la nación que cumpla con las promesas que Castilla-La Mancha lleva esperando casi dos décadas.

 

PP: «Las consecuencias son nefastas también desde un punto pasional»

El presidente del PP de Castilla-La Mancha, Paco Núñez, aseguró que las consecuencias del acuerdo de gobierno entre el PSOE y Unidas Podemos serán «nefastas» para la región no solo desde un punto de vista económico, sino también «pasional». En la tribuna de oradores, durante el segundo debate general del día, Núñez consideró que será «duro» ver a la Guardia Civil salir de Navarra o cómo el Gobierno acerca a los presos etarras al País Vasco. 
Desde un punto de vista económico, Núñez lamentó la «subida generalizada de impuestos» que Sánchez quiere implementar «para pagar el despilfarro que ha provocado su nuevo gobierno». Asimismo, criticó que se pretenda derogar la Reforma Laboral o retirar las subvenciones a la tauromaquia. 
La portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Lola Merino, también habló de esta cuestión ayer en el pleno. Sostuvo que Emiliano García-Page es «preso» de sus palabras y que «es imposible que tenga la conciencia tranquila». 
Del mismo modo, negó que Sánchez no hubiera tenido otra salida para pactar un gobierno, pero «solo pensó en el sillón del poder, como todos los socialistas».