Page metería el trasvase en la Estrategia Cambio Climático

S.L.H
-

El presidente regional quiere que el Gobierno de Sánchez sea valiente y reconozca que los trasvases son «hachazos» al medio ambiente.

Page metería el trasvase en la Estrategia Cambio Climático - Foto: Rebeca Serna

El Consejo de Ministros aprobó este viernes el anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética que contempla la desacarbonización al 100 por 100 de la economía española en 2050. El proyecto normativo es uno de los tres pilares del Marco Estratégico de Energía y Clima, del que también formarán parte el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima y la Estrategia de Transición Justa. En materia de adaptación, el anteproyecto de Ley define indicadores que medirán el impacto del cambio climático y que se integrarán en las decisiones por los riesgos asociados en la planificación y gestión hidrológica, transporte, costa, suelo y biodiversidad.
Este acuerdo del Consejo de Ministros fue tratado ayer por el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, durante el acto previo a la colocación de la primera piedra de las obras de ampliación del colegio de Educación Infantil y Primaria ‘Santísimo Cristo de la Sala’ de Bargas (Toledo).
El jefe del Ejecutivo castellano-manchego se refirió al debate sobre la normativa en relación al cambio climático y reivindicó que dentro de la transición ecológica «es determinante el cambio en la gestión del agua».
Pide valentía al Gobierno. Para García-Page, el trasvase Tajo-Segura es una «cicatriz» para Castilla-La Mancha y, por ello, abogó por «redondear la estrategia» de cambio climático y «que sean valientes y se reconozca que los trasvases son hachazos al medio ambiente e insostenibles desde el punto de vista medioambiental».
«No sé puede mirar para otro lado con la infraestructura del trasvase, que en democracia habría sido imposible construirla», reconoció García-Page, que insistió en que el agua «vale mucho, como el viento o el sol que ahora estamos empezando a usarlos correctamente».
Por tanto, concluyó: «Si hay transición para el medio ambiente, también tiene que haberla para la mala práctica hidráulica que llevamos padeciendo en esta tierra», aunque reconoció que cerrar la infraestructura no es fácil, pero «por inteligencia sí podemos ir dibujando una alternativa».