El retorno de talento y la ley de tutela toman la palabra

I. G. Villota
-

Dulcinea Ortiz regresó de Londres y montó una empresa de productos ecológicos gracias al plan regional. Dulcinea Ávila reivindica la inclusión y agradece la sensibilidad política con las personas con discapacidad

El retorno de talento y la ley de tutela toman la palabra - Foto: Yolanda Redondo

Como ya hiciese cuatro años en su primera toma de posesión como presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page quiso que la sociedad civil jugase un papel protagonista en su investidura en el pacto celebrado en el Palacio de Fuensalida ante casi 600 personas. Apostó por historias relacionadas con programas y leyes aprobadas por su Gobierno en los últimos cuatro años, como demostración de que la política sirve, o debe servir, para cambiar la vida de la gente. El programa de retorno de talento y la ley de tutela de las personas con discapacidad de Castilla-La Mancha, dos de los buques insignia de la gestión de García-Page al frente del Ejecutivo autonómico, fueron los temas abordados en el acto. Dos mujeres pusieron cara a estas historias.

Retorno del talento

María Dulcinea Ortíz fue la primera en tomar la palabra. Ella es ingeniera Química y tras muchos años en Londres decidió volver a su tierra. Lo hizo gracias al plan del retorno del talento de Castilla-La Mancha. «Volví para emprender», comentó María Dulcinea, quien en su tierra ha montado  Biofood, una empresa de productos ecológicos locales y regionales, con sede en el municipio toledano de El Toboso.

El retorno de talento y la ley de tutela toman la palabra
El retorno de talento y la ley de tutela toman la palabra - Foto: Yolanda Redondo

«Este programa fomenta el retorno de jóvenes cualificados con una valiosísima capacidad y talento», manifestó, abogando por que esta medida se implante en otras comunidades autónomas donde no está disponible como fórmula para recuperar el talento que se marchó con motivo de la cruenta crisis que vivió el país y que azotó a algunas regiones con especial fuerza.

Ley de tutela para las personas con discapacidad

Dulcinea Ávila votó en las pasadas elecciones. Tiene discapacidad. Es usuaria del servicio de capacitación de Apanas. Es jardinera y ahora se forma para trabajar en lavanderías industriales. «Estoy muy satisfecha de haber podido votar , de haber participado como una ciudadana más en las elecciones», comentó, incidiendo en la importancia de que los políticos sean «personas sensibles y cercanas», que  «cumpláis las leyes para que todos podamos vivir en una sociedad más justa y solidaria».

El retorno de talento y la ley de tutela toman la palabra
El retorno de talento y la ley de tutela toman la palabra - Foto: Yolanda Redondo

Dulcinea incidió en la necesaria inclusión en la sociedad. «Las personas con discapacidad tenemos talento, mucho talento, pero necesitamos apoyo para vivir una vida digna, tener las mismas oportunidades y derechos, estudiar con apoyo,  trabajar, vivir de forma independiente, disfrutar del ocio  y vivir de manera accesible», subrayó.

Agradeció la ley de tutela de las personas con discapacidad esta legislatura en la región. «Sirve para proteger nuestros derechos y para apoyar a las personas que no tienen familia», dijo, tendiendo la mano al presidente y pidiéndole que no se olvide de ellos. «Cuente con nosotros, siga pensando en nosotros y i se les olvida  nosotros se lo vas a recordar»

La música

Adrián Fernández, docente en Manzanares, no tomó la palabra, pero puso una de las notas musicales de la jornada. Es de Puertollano, maestro de guitarra, y tocó dos temas durante el acto de posesión. Uno de ellos el mítico ‘Viva la vida’ de Coldplay, y es que no hay una canción mejor para insuflar energía para arrancar esta nueva etapa.