"Cuando me diagnosticaron el tumor quise normalizar mi vida"

M.D.M.
-
"Cuando me diagnosticaron el tumor quise normalizar mi vida" - Foto: Rubén Serrallé

Con sólo 15 años, Nacho Tobarra Gallego tuvo que enfrentarse a un linfoma de Hodgkin, tumor que hasta entonces ni sabía que existía, pero ganó la batalla y lo hizo además con nota, en lo personal y en sus estudios, lo que le ha valido un premio

Nacho Tobarra Gallego consiguió el curso pasado una nota brillante y ha obtenido plaza en la Facultad de Medicina de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) en Albacete, que se ha convertido en la ‘joya de la corona’ de la formación universitaria en la ciudad al sumar récords en sus números.
Hoy recibirá el premio al Alumnado en el Día de la Enseñanza 2019, que entrega la Consejería de Educación, en una  gala en Motilla del Palancar (Cuenca). Pero el reconocimiento no llega por ese expediente brillante que él sabe bien que «tienen también el resto de mis compañeros de facultad y otros tantos en otras titulaciones», el reconocimiento es a su esfuerzo para plantar cara al cáncer que sufrió con sólo 15 años, sin dejar por un momento su perseverancia en los estudios, gracias a la cual ahora puede cursar la profesión con la que espera ser él, en un futuro no muy lejano, quien ayude a otros a vencer el cáncer. No olvida el apoyo de sus padres y su hermana, entre muchos otros o de la Asociación de Familiares de Niños Enfermos de Cáncer, Afanion.
Todo un ejemplo de superación, el Gobierno regional le reconocerá hoy como el mejor alumno de Castilla-La Mancha, ¿quién se lo comunicó y qué razones le dio?
Me llamó personalmente el consejero de Educación, Ángel Felpeto. Me felicitó por mis notas pese a la enfermedad que tuve y me explicó que desde mi instituto, el Diego de Siloé, al que estoy profundamente agradecido por el trato que me han dado estos años, le habían contado mi caso y creía que merecía este reconocimiento con el que estoy muy contento. Insistió en que tenía que estar muy orgulloso por cómo había afrontado todo.
¿Con cuántos años tuvo que enfrentarse a un tumor?
Tenía 15 años cuando me diagnosticaron que tenía un linfoma de Hodgkin. Hasta entonces no había ni escuchado hablar de él, pero tocaba enfrentarse a la enfermedad y tratar de ganar.
Para haber podido entrar en la Facultad de Medicina debe tener un expediente brillante en el instituto, ¿fue fácil no bajar los brazos en los estudios mientras se enfrentaba al tratamiento contra el tumor?
Fácil no era, pero cuando me diagnosticaron el tumor tenía claro que quería normalizar mi vida. Hasta entonces había sido estudioso y practicaba deportes como el tenis, así que pese al tratamiento quise volcarme en mis estudios y el deporte.
Imagino que eso se logra de manera muy especial con ayuda de quienes le rodean...
Por supuesto, sin el apoyo de mi familia, mis amigos y los profesores esto no habría sido posible. Todos se volcaron en ayudarme y es especialmente a mis amigos, que tantos apuntes me dejaron, a los que tengo que agradecer haber podido seguir el ritmo de las clases y conseguido acabar el instituto con una nota alta que me permitiera estudiar lo que quería, Medicina. También a mis profesores y a la directora del centro, que siempre me dieron su apoyo.
(Más información en la edición impresa).