El mundo del circo mira a Albacete

V.M.
-
La española Melanie Álvarez, durante su ejercicio con los ‘hulahoops’. - Foto: José Miguel Esparcia

El Festival Internacional, donde se dan cita este año 20 artistas y compañías de una docena de países, arrancaba ayer con la Gala 'Dulcinea' y con una respuesta masiva por parte del público

La duodécima edición del Festival Internacional de Circo de Albacete arrancaba ayer con la Gala Dulcinea en un emblemático recinto abarrotado de público.

Una decena de artistas y compañías de seis países ofrecieron un amplio abanico de disciplinas sobre la pista del Teatro Circo, desde diábolos hasta aro aéreo, pasando por un innovador número con láser, siempre con la intención de cumplir esa vieja máxima del «más difícil todavía», tal y como subrayaba el propio director del certamen, Antonio Álvarez, antes de iniciarse la función.

«La idea siempre es intentar sorprender al público, algo que resultad cada vez más difícil por el nivel exhibido, pero los artistas se preocupan por innovar y revolucionar un poco el circo tradicional para conectar con la gente joven que queremos llegue a ser el público del futuro».

Álvarez reseñaba que en esta edición, donde el circo se mezcla con otras artes escénicas, como es el caso de la música, la danza, el teatro o el cine, tienen cabida las últimas tecnologías, el láser y el holograma, en esa línea de despertar el interés de los espectadores, «lo que hemos visto estos días en los ensayos es algo digno de ver, no se puede explicar con palabras».

El director del Festival Internacional citaba la amplia relación de números que podrán verse a lo largo de estos días: bambú aéreo, cintas, trapecio fijo, contorsión, malabares, barra rusa, diábolos, payasos o pole fitness. «Es un espectáculo muy completo realizado por artistas jóvenes, que están consagrados ganando festivales por todo el mundo», caso del Dúo Unity de rueda cyr doble (Alemania-Canadá), que ya logró un Cirquijote de Plata en Albacete.

El prestigio que despierta el certamen albacetense se refleja en el interés demostrado por los profesionales en asistir, «de hecho en las últimas cuatro ediciones es terminar la Gala de la Estrellas un domingo y recibir esa misma noche peticiones para la edición siguiente: directores, agencias y compañías, hay más de 50 peticiones de entradas para los diferentes días... el mundo del circo se vuelca por estar aquí».

A las ocho de la tarde de ayer daba comienzo la primera gala del Festival, que fue ejemplo de esa calidad y diversidad de la que hablaba Antonio Álvarez.

Tras el prólogo inicial presentando a los artistas, Michael Zorzan presentaba un número de diábolos que abrió la función al ritmo de la música de Queen.

La nota cómica corrió a cargo de los payasos españoles Kim León y Sarita, que actuaron en varias ocasiones a modo de intermedio entre el resto de artistas, con un humor clásico cargado de ironía con el que interactuaron con el público.

Desde Ucrania, Olga Kliuieva protagonizó un espectacular número de aro aéreo, que fue seguido por otro ejercicio de gran dificultad, el realizado por la joven pareja cubana Dúo Ángeles (Chenia y José Ángel), invitados a asistir tras ser premiados en el Festival Circuba.

(Más información en la edición impresa).