Antón Cortés se prepara de forma intensa para su regreso

Pedro Belmonte
-

El diestro albacetense ya planifica la temporada junto a su apoderado, Mamerto López, y prevé intervenir en unas seis u ocho corridas y otros tantos festivales

El torero albacetense Antón Cortés. - Foto: Arturo Pérez

Hace sólo unos días, La Tribuna de Albacete desveló la intención del torero albacetense Antón Cortés de volver a vestirse de luces, tras varios años apartado de los ruedos, dedicado en cuerpo y alma a su negocio de hostelería. Este diario ha querido conversar con el torero gitano a cerca de cuales han sido los motivos que le han llevado a volver a torear, así como los proyectos inmediatos y los planteamientos de la temporada.
«He estado seis años fuera y totalmente apartado del toro en todos los aspectos. El año pasado empecé un poco a necesitar torear y empecé a madurar la idea de volver, por lo que lo comenté con mi padre y le pedí que me hiciera algún festival. Con la ayuda de Antonio Soler, que se portó fenomenal, hablamos y nos puso en el festival de Tarazona de la Mancha el 25 de agosto, y a partir de ese momento, al salir de la plaza tenía ya muy claro en mi cabeza que había saltado la chispa de nuevo y que aquello era imparable, por lo que esa fue la fecha en que decidí volver a ponerme el traje de luces».
Antón lo hace de la mano de un profesional, matador de toros, empresario y ganadero, Mamerto López, que ha entendido lo que quiere el diestro albacetense. «Yo conocía a Mamerto López, como matador de toros y empresario, y por medio de un amigo común, sin que ninguno de los dos tuviésemos previsto nada, nos juntó y charlando surgió el tema, preguntándome que pensaba hacer, a lo que yo le contesté y le expliqué que era una vuelta muy particular, ya que se como está este mundo, las dificultades que hay y le dije que quería algo muy bonito, sin plantearnos grandes metas, solo disfrutar en un tono más romántico que otra cosa, unas corridas buenas y algunos festivales, sobre todo verme como estoy este año antes de dar pasos importantes. Él me captó perfectamente la idea, porque también es torero, y me dijo que era el hombre apropiado, por lo que cerramos el trato como hacemos los toreros, con un apretón de manos, y estamos los dos encantados».

(Más información en la edición impresa).