Cada trayecto en ambulancia no urgente costará cinco euros

EUROPA PRESS
-

Sanidad establece unas tarifas reducidas para los traslados puntuales, mientras determina topes de hasta 60 euros al semestre para crónicos según su renta y la duración de la afección

Cada trayecto en ambulancia no urgente costará cinco euros

El nivel de renta y la duración de las patologías son las dos variables que estudia el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para introducir el copago en el transporte sanitario no urgente. Así, el borrador del Gobierno, que será debatido en el Consejo Interterritorial el próximo 20 de diciembre, destaca que los enfermos en los que se prevean traslados periódicos por un tiempo superior a seis meses, con una frecuencia de, al menos, cuatro viajes semanales o dos servicios de ida y vuelta, pagarán semestralmente 10, 20 ó 60 euros en función de la renta.
Para traslados puntuales, el trayecto en ambulancia costará cinco euros. Los transportes al Servicio de Urgencias del hospital a través del servicio 112 seguirán como hasta ahora, quedarán blindados y sin ninguna aportación.
Los topes en las cuantías a abonar «serán semestrales en el caso de tratamientos periódicos superiores a medio año, con lo que se protege a los enfermos crónicos, que pagarán 1,6 o 3,3 euros al mes para la mayor parte de la población», según señalaron fuentes del departamenteo ministerial.
Para ello, se pondrá a disposición de los facultativos encargados de la prescripción de las ambulancias criterios comunes de indicación del tipo de transporte.
Para el resto de pacientes, se establece que en aquellos cuya renta sea igual o superior a 100.000 euros un límite máximo de 60 euros al mes; para las personas que ostenten la condición de asegurado activo o pensionista y sus beneficiarios, cuya renta sea igual o superior a 18.000 euros e inferior a 100.000 euros se determina un límite de 20 euros al mes; mientras que las personas que ostenten la condición de asegurado activo o pensionista, así como para los titulares de mutualidades de funcionarios, se establece un tope de 10 euros al mes.
En cuanto al uso puntual del servicio no urgente, el paciente que lo necesite para mantener su tratamiento o desplazarse al centro sanitario pagará un 10 por ciento de la aportación. Lo que supone que tomando como base de cálculo la cantidad de 50 euros, ésta sería de 5 euros por viaje y 10 en el caso de ida y vuelta. «Esta medida se toma para evitar penalizar a pacientes de zonas alejadas», indican.
Estarán exentos del abono de la ambulancia los mismos grupos que en el supuesto del copago farmacéutico (síndrome tóxico, rentas de inserción y parados de larga duración), así como las personas que requieran tratamiento derivado de un accidente laboral.
La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, explicó ayer en los pasillos del Congreso que el texto, «de momento», es un «borrador técnico» que ha sido propuesto y elaborado por los expertos de las comunidades autónomas y del Ministerio.
«Ahora, nosotros valoraremos las cifras que han planteado y decidiremos», apostilló, al tiempo que quiso dejar claro que en el transporte sanitario urgente «nadie tendrá que pagar».