El PP de Murcia amenaza por la entrada de los Ribereños

EP
-

El PP de Murcia pedirá que entren en la Comisión del Acueducto a los 92 municipios que reciben el agua si la ministra para la Transición Ecológica mete a los Ribereños de la cabecera del Tajo, como le prometió a Page el pasado martes

El PP de Murcia amenaza por la entrada de los Ribereños

«El Partido Popular de la Región de Murcia va a emprender una ofensiva institucional con iniciativas en la Asamblea Regional, el Congreso, el Senado y los 45 municipios de la Región para blindar el trasvase Tajo-Segura ante los ataques de Pedro Sánchez y García-Page». Con estas palabras ha avisado el portavoz ‘popular’ en el Parlamento murciano, Joaquín Segado, quien considera el acueducto «una infraestructura irrenunciable para el futuro del Levante español que no puede depender de la voluntad del Gobierno de Castilla-La Mancha y de unos cuantos municipios».
La advertencia llega días después de que se reuniera en Toledo la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, con el presidente de la Junta de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page. En esa reunión Ribera se comprometió a meter a los Municipios Ribereños de Entrepeñas y Buendía, es decir de la cabecera del Tajo, en la Comisión de Explotación del Acueducto, que es el órgano que propone los trasvases. Ya el mismo día de la reunión salió el consejero de Agua del Gobierno murciano, Antonio Luengo, a decir que ante un cierre del trasvase el millón y medio de murcianos se «encadenarían» si fuera necesario para evitarlo.
A las advertencias de Luengo, se han sumado las de Segado. «No permitiremos que el PSOE de Pedro Sánchez y García-Page decidan el futuro de la Región de Murcia sin contar con nuestros ciudadanos, el trasvase es intocable y lo defenderemos en todas las instituciones en las que estemos presentes», aseguró categóricamente. Indicó que  la reunión mantenida esta semana entre la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera y el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, «escenificó las verdaderas intenciones del gobierno socialista que no son otras que el cierre progresivo del trasvase».
«Politizar el órgano técnico del Ministerio que autoriza los envíos de agua es un primer paso en ese propósito del Gobierno de Sánchez», manifestó el dirigente ‘popular’ en referencia al compromiso adquirido por Teresa Ribera de dar participación en la Comisión Central del Acueducto a los pueblos ribereños del Tajo. «Si esos municipios están presentes en la Comisión, reclamaremos la presencia de los 92 ayuntamientos del Levante que reciben agua y pagan por ella», amenazó.
No quieren comisión bilateral. En la reunión de Ribera y Page también se acordó la creación de una comisión bilateral entre el Gobierno de Castilla-La Mancha y el de España para tratar temas de agua, como la fijación de caudales ecológicos en el Tajo, algo que exige el Tribunal Supremo. En este sentido Joaquín Segado exigió también la presencia del Gobierno de la Región de Murcia en cualquier Comisión que el Ministerio de Transición Ecológica cree para hablar del futuro del Tajo-Segura. «Nuestra voz y nuestras opiniones tienen que escucharse cuando se hable o se discuta la redistribución de agua en España y el futuro del trasvase», clamó.
Las iniciativas que impulsará el PP de Murcia durante los próximos días en todos los niveles institucionales instarán al Gobierno de España a paralizar los planes de la ministra Ribera de «desvirtuar las funciones de la Comisión Central de Explotación del Trasvase Tajo-Segura». Asimismo, reclamarán en justa reciprocidad, la presencia de los municipios levantinos que reciben agua si se abre la puerta a los pueblos ribereños del Tajo.
«No podemos olvidar que el agua procedente del Tajo abastece a 2,5 millones de personas en el Levante español, mantiene 100.000 puestos de trabajo directos y es un muro de contención al avance de la desertización. Si España quiere detener el avance del desierto hay que llevar el agua a los territorios que la necesitan, sin ese recurso la Región de Murcia y parte del Sureste español se convertirán en el desierto de Europa», afirmó Segado, quien advierte a los dirigentes del PSOE que «nos tendrán siempre enfrente de cualquier medida o decisión que ponga en cuestión el funcionamiento del acueducto».
Segado también se refirió a la «actitud sumisa» del secretario general de los socialistas murcianos, Diego Conesa que «prefiere una vez más preservar su sillón antes que alzar la voz en su partido en defensa de los intereses de la Región de Murcia».
Pues con este clima tan caldeado al Ministerio para la Transición Ecológica le tocará aprobar este mes de agosto otro trasvase para el Segura, pues el último autorizado es de julio. Según las reservas de los pantanos podría ser de un máximo de 20 hectómetros cúbicos.