Urbanismo aspira a que unos 100 vecinos accedan a ayudas

Maite Martínez Blanco
-
El espacio entre patios de las Grilleras se usará para colocar la caja del ascensor y hacer un ‘parking’ subterráneo. - Foto: Arturo Pérez

El Ayuntamiento solicitó una subvención de 2,1 millones y prevé autorizar la construcción de una planta más en Santa Teresa y Hermanos Falcó para poder contar con dinero privado extra

El Plan de Rehabilitación Urbana ya se ha puesto en marcha. El Ayuntamiento de Albacete ha solicitado a la Consejería de Fomento una subvención para la aprobación de un Área de Regeneración y Renovación Urbana (ARRU) que posibilite a los propietarios de viviendas de cuatro zonas de la ciudad acogerse a subvenciones para la rehabilitación de sus casas contempladas en el Plan de Vivienda 2018-2021. 
Las cuatro zonas donde se quiere intervenir, tal y como avanzó La Tribuna, son las grilleras de Santa Teresa, los bloques bajos de Hermanos Falcó, los viejos minipisos de la calle Burgos y el bloque de las casas de Renfe en La Milagrosa. En las tres primeras, la actuación planteada va dirigida a la mejora de la accesibilidad y eficiencia energética de las viviendas, sobre todo, mientras que en las conocidas como Casas de Renfe, la solución pasa por su demolición, dado el deficiente estado en el que se encuentra el edificio.
El plan fija la ambición de rehabilitar 104 casas entre Santa Teresa, Hermanos Falcó y la calle Burgos, mientras que la ayuda de demolición -que las bases de la convocatoria limitan solo a 10 viviendas- se reserva para las Casas de Renfe. En total, el ARRU daría cobertura a 114 viviendas que tienen una antigüedad de entre 45 y 65 años. 
El coste de esta operación se ha cifrado en 4,9 millones de euros. Para su financiación, se ha solicitado una subvención de 2,1 millones de euros a la Junta de Comunidades y el resto correría por cuenta de los propietarios y la aportación municipal. Conscientes de los bajos recursos de muchos de los propietarios de estas viviendas, el Ayuntamiento de Albacete planea de forma paralela un modificación de la ordenación urbanística para permitir que se construya una planta de viviendas adicional en Santa Teresa y Hermanos Falcó, con cuya venta entraría capital privado para hacer viable esta operación. 

El coste medio de rehabilitación de cada vivienda oscila entre los 73.000 euros de Santa Teresa, los 36.000 en Hermanos Falcó y los 19.000 euros en la calle Burgos. Los propietarios tendrían que poner unos12.000 euros en la calle Burgos y en Hermanos Falcó, mientras que en Santa Teresa la aportación sería algo mayor, unos 18.000 euros. El resto se sufragaría a través de subvenciones y mediante la financiación privada. 
(Más información en la edición impresa)