Jaque a Maduro

SPC
-
Jaque a Maduro - Foto: Cristian Hernandez

El jefe de la Asamblea Nacional se autoproclama presidente de Venezuela con el respaldo de Trump, Brasil y buena parte de Latinoamérica

Con un mandato en entredicho dentro y fuera de su país, el Gobierno de Nicolás Maduro echó a andar el pasado 10 de enero. Pero tanto la comunidad internacional como la oposición venezolana insistieron en cuestionar la legalidad de las elecciones que el pasado 20 de mayo le auparon al poder. 
Así, en un clima convulso, la nación continúa fragmentada y ayer vivió un nuevo episodio que echó más leña al fuego de una caldera que puede estar a punto de estallar: el jefe de la Asamblea Nacional de Venezuela, el antichavista Juan Guaidó, se autoproclamó «presidente encargado» del país, alegando que Maduro ha «usurpado» el poder a través de unos comicios «ilegales». Una actuación que fue respondida por el atacado con un contundente «solo el pueblo pone, solo el pueblo quita» los mandatos.
«Juro asumir formalmente las competencias del Ejecutivo Nacional como presidente encargado de Venezuela», declaró el dirigente opositor desde un escenario ubicado en Chacao, uno de los focos de las numerosas marchas opositoras celebradas en Caracas y otras ciudades, que se saldaron con al menos ocho muertos. 
También se refirió a la posibilidad de ser encarcelado por un movimiento que el Tribunal Supremo de Justicia y la Fiscalía, controlados por el oficialismo, podrían considerar delictivo. «No temo por eso, temo por nuestra gente que la está pasando mal», espetó el político, que ya la semana pasada fue arrestado durante media hora por agentes de la Inteligencia venezolana. 
«Sabemos que va a tener consecuencias, sabemos lo que es necesario para poder mantenernos en las calles de Venezuela hasta lograr la democracia, no vamos a permitir que se desinfle este gran movimiento de esperanza y fuerza nacional», subrayó. En este sentido, pidió a los venezolanos que también juren «ante Dios respaldar la lucha del cese de usurpación» para lograr el respaldo del Ejército y de la comunidad internacional, que ya dio la espalda a Maduro en su investidura, al ausentarse en dicho acto.
Precisamente, desde el exterior llegaron numerosos apoyos para Guaidó, al que el estadounidense Donald Trump reconoció como «presidente legítimo interino» de Venezuela. Un paso que también dieron la Organización de Estados Americanos (OEA) y los Gobiernos de Brasil, Canadá, Colombia, Perú, Ecuador y Costa Rica. México se posicionó con Maduro, al igual que Turquía. Al cierre de esta edición, los Estados de la UE no se habían pronunciado, si bien el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, pidió unidad a los Veintiocho para apoyar a las «fuerzas democráticas» representadas en el opositor.
Ante esta situación, Maduro defendió que él es el «único» jefe de Estado, recordando que «solo el pueblo pone y solo el pueblo quita» el poder». El bolivariano denunció que lo sucedido forma parte de un plan del «Gobierno imperialista de Estados Unidos para imponer, a través de un golpe de Estado, un Ejecutivo títere a sus intereses en Venezuela». «Pretenden gobernar desde Washington», censuró, al tiempo que anunció la ruptura de relaciones con EEUU.