La 'fiebre del agua' de Alcadozo

E.F
-
Alfaro muestra una de las 'ventanas' que llevan al Túnel. - Foto: R.Serna

Hace medio siglo, la construcción del Túnel del Talave supuso un pequeño 'Eldorado' para un puñado de pueblos albacetenses

La primera vez que el Trasvase Tajo-Segura llevó agua a Murcia fue hace casi 40 años, el 31 de marzo de 1979. No hubo acto de inauguración oficial, simplemente el agua llegó y los únicos testigos del hecho fueron los ingenieros que habían hecho la obra.
Ese hecho no se recuerda con cariño en La Mancha, por motivos de sobra  conocidos -y publicados- desde entonces. Sin embargo, en un puñado de pueblos de  Albacete, la construcción del Acueducto Tajo-Segura (ATS) se recuerda de forma muy distinta.
El proyecto del ATS requirió mucha mano de obra. Durante los 15 años que duró su ejecución, desde mediados de los años 60 hasta 1979, trabajaron en su construcción cerca de 3.000 personas, contratadas en su mayor parte en los mismos pueblos que atraviesa.
Ángel Alfaro, hoy alcalde de Alcadozo, era entonces un niño, pero conoce bien aquellos tiempos a través de sus propios recuerdos y de la memoria de varios de sus convecinos, que trabajaron en el tramo más crucial del ATS: el Túnel del Talave, un proyecto revolucionario.

(Más información en la edición impresa)