Cruz Roja atendió en 2020 a más de 1.700 mayores

Redacción
-

Una de las áreas que la institución más reforzó fue la lucha contra la soledad no deseada, con más de 1.500 acompañamientos realizados el año pasado

Una voluntaria de Cruz Roja ofrece atención a una persona mayor. - Foto: C.R.

El año 2020 supuso un desafío en todos los frentes para Cruz Roja y uno de los ámbitos donde la organización redobló sus esfuerzos fue en la atención al colectivo de la tercera edad, baste citar se registraron más de 4.000 llamadas de seguimiento que permitieron detectar nuevas necesidades.

Jorge Cubillana, responsable  del Programa de Personas Mayores con Discapacidad y Cuidadoras de la organización en Albacete, destaca que «hemos notado un incremento muy importante sobre todo en materia de necesidades, por ejemplo el confinamiento las agudizó en personas que sufren soledad no deseada y otras que nunca habían demandado esa atención de un día para otro, se vieron obligada a reclamar esa atención, caso de algo tan simple como llevar la comida o acercar la medicación que necesitaban». 

El dato más llamativo es que 1.722 personas mayores fueron atendidas en la provincia y que Cruz Roja llevó a cabo más de 900 intervenciones urgentes, pero cabe reseñar que fue precisamente en la lucha contra la soledad donde más se incrementaron los acompañamientos: más de 1.500.

«El reto principal para nosotros en ese año 2020, que en buena medida se va a mantener en este 2021, fue el poder mantener nuestra intervención continuada a las personas que veníamos atendiendo y reforzar la intervención en aquellas áreas que se han visto más afectadas por la pandemia y además otras que antes no nos había necesitado y, de repente, demandaron nuestros servicios de forma urgente», añade.

importante incremento. Cubillana precisaba que «esa atención continuada en el tiempo lleva mucha carga de trabajo y cuando hablamos de ese incremento en 2020 lo hacemos, sobre todo, de intervenciones puntuales muy concretas asociadas a los meses más complejos del inicio de la pandemia, por lo que ante todo debemos subrayar esa agilidad en la atención más urgente, el poder responder rápidamente  a una persona que nos llama por una necesidad concreta».

En ese sentido, el deseo de seguir atendiendo a los más de 1.300 mayores de forma continuada en la provincia cada año, en unas condiciones mucho más complicadas, obligaron a reinventarse a Cruz Roja para poder adaptarse a esa nueva situación.

(Más información en la edición impresa).