La Asociación Nacional del Rifle recibe un nuevo golpe

Agencias
-

Después del boicot que la afamada NRA sufrió en 2018, la ciudad de San Francisco declara grupo terrorista a la organización por "incitar a actos de violencia" y los supermercados Wallmart anuncian el fin de la venta de municiones para armas de asalto

La Asociación Nacional del Rifle recibe un nuevo golpe - Foto: Bryan Woolston

La mayor cadena de supermercados de Estados Unidos, Walmart, ha anunciado que dejará de vender munición para pistolas y para varios fusiles de asalto en respuesta a los recientes tiroteos ocurridos en Texas y Ohio, que han reavivado el debate sobre el control en la venta de armamentos y equipos relacionados. 
Walmart, considerado el mayor vendedor de armas del país norteamericano, ya había dejado de vender fusiles de asalto y ampliado la edad mínima de compra a 21 años tras masacres anteriores. Pero ahora ha decidido que no repondrá en sus estanterías los cartuchos de calibres 2.23 y 5.56, utilizados principalmente para caza pero también en armas de tipo militar con un potente cargador. También dejará de vender pistola de mano en Alaska, el único estado donde aún mantenía este tipo productos. 
"Como compañía, hemos experimentado dos incidentes terribles en una semana y nunca seremos igual", ha explicado el consejero delegado de Walmart, Doug McMillon, en una carta a los socios en la que ha hecho alusión a los tiroteos de Midland (Ohio) y en Odessa (Texas). 
Con la nueva política, la firma espera que la presencia de sus municiones en el mercado caiga del 20 por ciento a entre un 6 y un 9 por ciento. McMillon, que ha abogado por una "venta de armas responsable", ha anunciado que escribirá a la Casa Blanca y el Congreso para que se revise la actual normativa y se refuerce, por ejemplo, el control de antecedentes. 
Esta decisión supone un nuevo golpe para la Asociación Nacional del Rifle (NRA), considerada la organización más influyente sobre la venta y uso de armas de Estados Unidos. Los últimos tiroteos han revitalizado el debate por la necesidad de endurecer el control de armas en EEUU, donde el Congreso lleva más de dos décadas sin aprobar una ley que limite significativamente la posesión de armas, en parte debido a la presión de la NRA.

 

"Grupo de terrorismo doméstico"

Esta influencia podría reducirse aún más después de que la Junta de Supervisores de la ciudad de San Francisco (California) aprobase por unanimidad una resolución que declara a la Asociación Nacional del Rifle como una organización terrorista y urgió a otros municipios a seguir su ejemplo.
La medida aprobada la noche de ayer califica a la NRA como una organización de "terrorismo doméstico" por incitar actos de violencia, desinformar y difundir propaganda sobre el uso de armas. "La NRA conspira para limitar la investigación sobre la violencia armada, y restringir el intercambio de datos sobre violencia armada", dijo la supervisora Catherine Stefani al presentar la resolución.
"Lo más importante, (la NRA) trata de bloquear cada pieza de legislación sensata para la prevención de la violencia armada propuesta en cualquier nivel, sea local, estatal o federal", agregó.
La votación se dio tres días después que un hombre matara a 7 personas en Odesa, en Texas, y cuando se cumplía un mes del tiroteo que dejó 22 muertos en un almacén en El Paso, en el mismo estado.
"Todos los países tienen personas violentas y odiosas, pero solo en Estados Unidos les damos acceso inmediato a armas de asalto y cargadores de gran capacidad gracias, en gran parte, a la influencia de la Asociación Nacional del Rifle", dice la declaración.
En su cuenta de Twitter, la NRA respondió diciendo que la resolución era "un asalto imprudente contra una organización respetuosa de la ley, sus miembros y las libertades que todos defienden".
En un comunicado enviado al canal de televisión KTVU, la asociación calificó la resolución como "un truco absurdo de la Junta de Supervisores en un esfuerzo por distraerse de los problemas reales que enfrenta San Francisco, como la falta de vivienda desenfrenada, y el abuso de drogas", entre otros.
La resolución, que también alienta a la ciudad a evaluar y limitar los contratos con proveedores afiliados a la NRA, subraya que el país sufre una "epidemia de violencia armada de Estados Unidos, que incluye más de 36.000 muertes y 100.000 lesiones cada año".
En ese sentido, Stefani quiso destacar la frecuencia con la que están sucediendo los tiroteos en el país.