scorecardresearch

Alberto Pozo subraya 2021, el año de su alternativa

Pedro Belmonte
-

El diestro tiene sus ojos puestos en la plaza de Albacete y destaca su predisposición a torear en la Feria, siempre que las cosas transcurran con normalidad y puedan darse festejos

Ceremonia de alternativa de Alberto Pozo, el 15 de agosto, en San Lorenzo de la Parrilla. - Foto: Pedro Belmonte

El año 2021 será para Alberto Pozo difícil de olvidar, ya que según  manifestó el propio torero, ha hecho los dos paseíllos más importantes de su vida, la alternativa y su boda. Una temporada corta, a lo que suele estar acostumbrado, pero llena de ilusión y con resultados muy satisfactorios, sobre todo porque ha llegado el ansiado doctorado, comenzando una nueva etapa en su carrera profesional, llena de optimismo e ilusión.

«Este año he hecho los dos paseíllos más importantes de mi vida y la verdad es que estoy muy contento y orgulloso de ambos. La alternativa era algo que esperaba desde hace tiempo con muchas ganas y por las circunstancias no se había producido, pero por fin ha llegado».

Alternativa con personalidad, como el torero había planeado. «Siempre he dicho que era uno de los retos que he buscado, ya que, si no era en una feria, tenía que ser con un hierro de esas características y al final conseguimos hacerlo así, con una corrida de Miura. Estoy contento».

Como decíamos, temporada corta con dos corridas de toros. «La alternativa siempre es un día que esperas con ilusión, con ganas y dentro de lo que cabe, conseguí resolver la papeleta bastante bien, aunque en el primer toro a lo mejor me pilló un poco frío y no pensé que me iba a embestir tan bien, porque fue un toro bueno y me quedé con un sabor agridulce ya que no terminó de explotar como yo me veía en el campo, pero en la otra corrida, Valencia de Don Juan en la provincia de León, con Damián Castaño y Sebastián Ritter, sí que rematé la tarde muy bien, con dos ganaderías diferentes de Araúz de Robles y Paniagua del Hierro, y me tocó un toro bueno y otro complicado y estuve muy bien cortando tres orejas, que debieron ser cuatro, y después me llamaron algunos ganaderos para torear unos toros que se iban a quedar en el campo y los iban a matar y me regalaron algunos y me encontré muy bien, por lo que el balance ha sido muy positivo de cara a terminar la temporada contento, quedándome con ganas de más. Cuando se acaba la cosa, es cuando mejor estás».

Trabajo y entrenamientos, dos constantes en su vida. «Cuando acaben las navidades volveré a la intensidad en los entrenamientos. Había otra corrida prevista, pero al final no pudo darse y entonces cambié el chip a modo boda porque había que afrontar el oro importante paseíllo y de la boda en adelante, es cierto que no paro, porque sigo cogiendo los trastos, pero no con la intensidad de cuando estás metido de lleno en el toro, y trabajando, porque hay que mantener la familia, y cuando terminen las fiestas, volver a meterme de lleno en el entrenamiento. Las navidades no sé donde las pasaremos al final, ya que como están las cosas ahora mismo, no sabemos si iremos a Barcelona con la familia que tengo allí, que solíamos ir en Nochevieja, todavía no sabemos si podremos ir».

Año 2022, planes e ilusión. «Estoy ilusionado de cara a este año 2022, que será mi primera temporada completa como matador de toros. Mi apoderado, como empresario, ha hecho las cosas muy bien donde ha trabajado y donde ha podido dar toros este año, repetirá el año que viene e incluso aumentará los festejos en algún sitio y hay pueblos nuevos que se han sumado, atraídos por lo bien que lo ha hecho en otros sitios, por lo tanto, lo que haga él como festival o corrida de toros, lo hará para mí, por lo que ya hay algunas cosas para el año que viene, algunas de ellas ya hilvanadas desde el año pasado. Parece ser una temporada que me ilusiona por estas cosas».

Por supuesto, los ojos puestos en la plaza de Albacete. «El año pasado era tontería tocar y molestar pues hay que tener los pies en la tierra y con una corrida de toros que había toreado, como voy a intentar torear en la feria de Albacete, porque había muchos toreros de la tierra y pocos puestos, por lo que este año intentaré cuajarme un poco y torear unas cuantas corridas de toros para poder intentar entrar en la feria, una feria en la que me encantaría estar y presentarme en mi plaza como matador de toros, siempre que las cosas transcurran con normalidad y pueda darse una feria normal».

Buen tándem el conseguido con su apoderado Diego García. «Nos llevamos muy bien. Es una persona joven y nos hemos entendido desde el primer día y además hablamos mucho, sabiendo cuando me tiene que exigir o aflojar ya que me conoce a la perfección. Es muy sano y estoy muy agradecido».