«El compromiso con nuestra tierra nos diferencia»

J.S.
-
Joaquín Esteban, presidente de Soliss, (i) y Pedro Barbé, director general.

El director general de Soliss asegura que la compañía cree en la «capacidad de las empresas para cambiar dinámicas no solo económicas sino también sociales y de orgullo cívico»

En Castilla-La Mancha no estamos demasiado acostumbrados a tener empresas que sean líderes a nivel nacional. ¿Qué supone para Soliss poder decir que encabeza por 6º año consecutivo el ranking de Solvencia de las grandes aseguradoras?
Para Soliss renovar ese liderazgo en solvencia supone una inyección de energía positiva porque significa que seguimos trabajando en una buena línea. Desde el primero hasta el último, desde nuestro agente en la localidad más pequeña hasta el Consejo de Administración, pasando por nuestra red de 80 oficinas o los cientos de peritos que día a día se dejan la piel para que Soliss siga siendo una referencia. Nuestro liderazgo nacional es fruto de su profesionalidad y esfuerzo diarios.
En estos seis años el mundo ha cambiado bastante, pero Soliss sigue haciendo gala de una capacidad de adaptación excelente, ¿cuál es su secreto?
Es importante afrontar los cambios sin miedo y con decisión, pero sin renunciar ni a nuestra esencia ni a nuestros valores. Hace seis años algunos nos decían que el modelo de atención en oficinas iba a caducar, y otros nos decían que a Castilla-La Mancha nunca llegaría la transición a las nuevas tecnologías. Pues mira, ni lo uno ni lo otro, así lo entendimos, y creo que hemos acertado. Mantenemos nuestra fe en un modelo de atención profesional personalizada en oficinas para la población que valora este servicio y, en paralelo, estamos implementando las mejoras tecnológicas que permitan las gestiones a aquella franja de mutualistas que prefieren un servicio más ligado al uso de dispositivos móviles y digitales, para lograr una adaptación amable que sea capaz de mirar al futuro sin romper con el pasado.
En plena crisis económica, allá por 2012, ustedes apostaron por abrir oficinas en lugar de cerrarlas. Seguramente muchos les tildaron de locos, ¿cuál es el balance de aquellas decisiones una vez pasados estos años?
La verdad es que es un balance muy satisfactorio, todas aquellas oficinas abiertas, como bien dice, en plena crisis son actualmente oficinas consolidadas, con el consiguiente empleo fijado y la prestación de un servicio a la comunidad local de esos pueblos y ciudades. No se trata ahora de ponernos medallas ni de ir de visionarios, simplemente creímos que era la hora de confiar en nuestra tierra y en nuestra gente, de creer en nuestro potencial como sociedad, en unos momentos en que todo eran dudas, cierres y despidos. Creemos en la capacidad de las empresas para cambiar dinámicas no solo económicas sino también sociales y de orgullo cívico.
Precisamente iba a preguntarle sobre ello: ese compromiso y ese fomento de lo nuestro, que usted denomina ‘orgullo cívico’ es una de sus señas de identidad. ¿Por qué creen que esa política es acertada?
En primer lugar porque es nuestro sello desde que Soliss nació en 1933, y en segundo lugar porque es nuestra manera de diferenciarnos de la competencia. El resto de aseguradoras ofrecen cosas muy similares: buenos precios, buenas coberturas y buenos servicios. Nosotros ofrecemos todo eso y algo más: un fuerte compromiso con nuestra tierra en forma de reinversión de la riqueza en nuestro entorno. Y eso no lo pueden decir los demás. Nuestra sede central está aquí, tributamos exclusivamente en la Hacienda Española, trabajamos exclusivamente con proveedores locales, fijamos el empleo en nuestras 80 oficinas. En definitiva, en vez de deslocalizar nuestra riqueza, la fijamos aquí.
Eso en lo relativo a la actividad aseguradora, porque ustedes también presumen de fomentar el arraigo en el territorio también a través de las acciones de su Fundación Soliss.
Efectivamente, ese es otro punto importante que acrecienta nuestra diferenciación del resto. No somos los únicos en tener una Fundación, pero sí podemos decir que el 100% de las acciones de la Fundación Soliss impactan positivamente en nuestro entorno más cercano, cerrando un círculo virtuoso. No solo en el proceso productivo fijamos la riqueza (oficinas, empleados, impuestos…) sino que el beneficio de ese negocio desarrollado aquí se vuelve a reinvertir aquí, en este caso a través del apoyo a proyectos sociales, culturales, deportivos y medioambientales.
Y, claro, el liderazgo en solvencia ayuda a todo este proceso circular, ¿no?
Así es, como es lógico, una mayor fortaleza económica y financiera no solo permite cumplir a la perfección con nuestras obligaciones en caso de siniestros asegurados, sino que facilita que los fondos destinados a nuestra Fundación Soliss sean cada vez mayores y beneficien a un número de personas cada vez más alto.
A su juicio, ¿cuáles son los proyectos actuales en los que un ciudadano recién llegado podría constatar que lo que nos dice es cierto, tanto hablando de Soliss como de su Fundación?
Por suerte, son numerosos y muy variados, pues intentamos llegar a un amplio espectro de nuestra población. Por ejemplo, en cuanto a Soliss Seguros, hacemos mucho hincapié en el deporte, siendo actualmente el principal patrocinador del Albacete Balompié, del Soliss Fútbol Sala Talavera, el Balonmano Pozuelo de Calatrava, el Baloncesto La Roda y las escuelas del CD Toledo. Apoyamos decenas de carreras en toda la región, torneos de pádel y estamos presentes en muchas ferias y eventos.
En cuanto a nuestra Fundación Soliss estamos volcados en lograr la plena inclusión de las personas con discapacidad a través del proyecto Futurempleo o apoyando a Aspaym y Futucam. Estamos recuperando el olmo autóctono en el Proyecto Olmo, nos involucramos en la vida cultural a través del Premio de escultura ‘Julio Pascual’ que tras homenajear a Juan de Padilla o Bahamontes permitirá colocar en Albacete la escultura de Andrés Iniesta, o colaborando con la prestigiosa Real Fundación de Toledo, o con recuperaciones patrimoniales como la Venta de Borondo en Daimiel o el Molino de Ventas con Peña Aguilera. Y también estamos decididos a dar una visibilidad cada vez mayor al deporte femenino: somos el principal patrocinador del Fundación Albacete Femenino en primera división y de las chicas del Club Rugby Toledo. Finalmente, no me quiero olvidar del apoyo a la divulgación científica, que estamos promoviendo gracias al colectivo de expertos de ‘Ciencia a la Carta’.
Para finalizar, ¿qué retos de futuro son a su juicio los más importantes para Soliss?
Nuestro reto es mantener nuestra capacidad de adaptación a los nuevos tiempos. Seguir evolucionando, como hemos hecho desde 1933, fieles a un estilo, a nuestro carácter de mutualidad, a nuestro arraigo en el territorio. Esa adaptación debe venir por una constante actualización tecnológica, la búsqueda de la excelencia en nuestro servicio personal en las oficinas, y una política de tarifas y control de costes que nos permita seguir ofreciendo las mejores coberturas a los mejores precios, de modo que nuestros clientes sigan confiando en nosotros y que, aquellos que aún no lo son, opten por Soliss al valorar que nuestro compromiso con la economía local es un valor añadido a buenos precios y coberturas.