Las dudas del Barcelona

SPC
-

El bajón físico y de resultados asustan en la Ciudad Condal, que no quieren ver como se repite el batacazo europeo de la temporada pasada

Las dudas del Barcelona - Foto: ALBERT GEA

El estado físico de Leo Messi, las lesiones de Arthur y anteriormente de Dembélé, la desconexión permanente de Coutinho, los excesivos minutos acumulados por Sergio Busquets y Rakitic, el cargado calendario y los planteamientos de Ernesto Valverde resumen la situación del Barça, que aunque es líder de LaLiga con seis puntos de ventaja, se ha dejado cuatro en los dos últimos partidos.
1 - El estado físico de Leo Messi
Se lesionó hace una semana ante el Valencia en el Camp Nou y desde entonces se mira con lupa su estado físico. Sufrió una contusión en el adductor derecho, pero apenas ha podido descansar, más allá de unos minutos en el partido copero ante el Real Madrid. Jugó los noventa minutos en San Mamés, pero no pudo ser decisivo en un partido demasiado físico para su estado actual.
2 - Las lesiones de Arthur y Dembélé y la baja de Jordi Alba
La lesión de Arthur Melo, uno de los baluartes del sistema de posesión del Barça, es mucho más importante de lo que se podría pensar. El brasileño ordena y da coherencia al juego del equipo, pero ahora, en el momento culminante del curso, estará un mes de baja. También en su mejor momento, Ousmane Dembélé se lesionó y volvió al equipo en San Mamés, donde estuvo ausente Jordi Alba, el mejor socio de Messi, por acumulación de amonestaciones.
3 - La desconexión de Coutinho
Desde su llegada a Barcelona, Philippe Coutinho no es el que era, aquel maravilloso y genial futbolista que lució en el Liverpool y la entidad culé contrató en la mayor operación de su historia. Con la baja de Dembélé, Coutinho ha tenido unas cuantas oportunidades para reivindicarse. Por el momento sigue sin aparecer.
4 - El excesivo gasto físico de Busquets y Rakitic
Dos de los jugadores con más minutos en el once titular de Valverde son Busquets y Rakitic. El problema es que en el caso del primero no tiene ningún sustituto natural. Rakitic, sí lo tendría, pero el técnico no da con la tecla y apuesta por Arturo Vidal cuando seguramente Carles Aleñá le daría más esencia al juego posicional.
5 - El cargado calendario
Los futbolistas azulgrana y el propio entrenador tenían marcada en rojo la semana que empieza hoy. Prácticamente por primera vez en la temporada, el Barça tendrá una semana con un solo partido, unos cuantos días para descansar y recuperar fuerzas ante el esprint final. Por el momento, Valverde les ha dado fiesta hasta el miércoles por la tarde.
6 - Ernesto Valverde
Los planteamientos técnicos de Ernesto Valverde desconciertan en algunos sectores del barcelonismo. Tras el 0-0 de anoche -el Barça se quedó sin marcar 22 meses después-, el técnico aseguró que a su equipo le faltó decisión para ir por el partido. En San Mamés, su equipo apenas inquietó la meta del Athlétic y se echó en falta algo de autocrítica. Por contra recordó: "Salimos de la jornada igual que lo hicimos la semana pasada. Entonces salimos primeros y ahora otra vez salimos primeros. Y si las cuentas no me fallan, saldremos primeros también la siguiente".
7 - 'Overbooking' en defensa

Seis defensas componen el eje central de la zaga blaugrana y solo Piqué responde con garantías a la exigencia de competir en tres torneos a la vez. Murillo y Todibo llegaron para reponer el vació que dejaban las lesiones de Umtiti, desaparecido toda la temporada, y Vermaelen. Sin embargo, ninguno de los dos ha entrado con asiduidad en los planes de Valverde, que confía más en Lenglet para acompañar a Piqué. No obstante, el francés ha demostrado que aún no es un jugador maduro como para entregarle los galones de una defensa que, sin el catalán como comandante, hace aguas. La sobrepoblación en el puesto es un problema para el entrenador cacereño, que ahora no sabe como repartir los minutos de juego entre todos sus jugadores sanos.

8 - Fichajes

Nadie en el Camp Nou quiere que vuelva a repetirse el batacazo europeo del año pasado, por eso, el club reforzó la plantilla en verano y en invierno buscó refuerzos con experiencia que no bajen los brazos cuando la responsabilidad sea inmensa. Murillo y Boateng (foto) llegan con un currículum muy contrastado pero con la vitola de no ser los recambios que el equipo necesita para afrontar con garantías el tramos más importantes de todas las competiciones.