Los partidos se unen para abordar la reconstrucción del país

Agencias
-

Los grupos parlamentarios acuerdan una lista con 40 expertos que asistirán a la Comisión para abordar la era posCOVID, además de fijar un calendario de trabajo

La portavoz socialista, Adriana Lastra (i), conversa con Iván Espinosa de los Monteros, de Vox - Foto: Pool

Los grupos de izquierda y de derecha protagonizaron ayer en el Congreso una inusual demostración de unidad al pactar la lista de 40 comparecientes que acudirán a la nueva Comisión para la Reconstrucción posCOVID-19, así como para acordar la documentación con la que se trabajará.
El presidente de la Comisión, el diputado socialista Patxi López, avanzó al término de la sesión que la idea es comenzar los trabajos la semana que viene, aunque primero habrá que ponerse en contacto con los expertos y representantes institucionales y civiles que acudirán al Congreso durante las próximas fechas, si les es posible dentro del vigente estado de alarma.
Una vez definido el plan de trabajo, la Comisión se encargó de concretar a quiénes llamará para recabar su opinión. Los grupos habían presentado diferentes listados hasta alcanzar una suma de más de 300 comparecientes.
López pidió un esfuerzo de concreción, porque se hacía imposible encajar tantas comparecencias en un plazo de dos meses, el que se dio de inicio esta Comisión.
Al final, PSOE, PP, Vox, Unidas Podemos, ERC, Cs y PNV se han puesto de acuerdo para pactar un listado de 41.
Asimismo, los grupos de trabajo están completamente ultimados y en disposición de empezar. Serán cuatro: modelo sanitario, reactivación económica, políticas sociales y de cuidados y el papel de la UE.
Los coordinadores de estos equipos están designados y serán ellos los que marquen sus correspondientes calendarios. Son: Isabel Borrego, del PP (modelo sanitario); Mari Luz Martínez Seijo (reactivación económica), Enrique Santiago (políticas sociales) y Guillermo Mariscal (UE).
El calendario que se ha impuesto finalmente ha sido el que sugería el grupo socialista con el apoyo de Unidas Podemos, al que se ha unido Cs. Aquí la votación ha sido más equilibrada, pero ni el PP ni Vox han lanzado duros reproches.
PSOE y Podemos abogaron por una agenda más flexibles, con cuatro semanas para sesiones de trabajo, hasta el 5 de junio.
A partir del 8 de junio, y hasta el 3 de julio, cada grupo redactará sus conclusiones, que, como la organización de la comisión, se estructurará según las cuatro áreas indicadas.
Los grupos debatirán los textos presentados y buscarán un dictamen de consenso, que será votado en la Comisión y posteriormente expuesto a la aprobación del pleno.
Si se cumplen estas previsiones, esa sesión plenaria podría celebrarse durante la semana del 6 de julio.
Los integrantes de la nueva Comisión dispondrán de una amplia base documental gracias al consenso mayoritario que se ha registrado al respecto, aunque el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, ha lamentado que los letrados del Congreso hayan vetado su solicitud de información sobre los gastos de casa real.