10 regiones y varias capitales esperan a los pactos

Leticia Ortiz (SPC)
-

Las elecciones dejan un triunfo agridulce en la filas del PSOE ya que la debacle de Podemos le impedirá gobernar en lugares donde ha vencido. El PP intentará convencer a Cs y Vox para plantar cara al Ejecutivo central con acuerdos 'a la andaluza'

10 regiones y varias capitales esperan a los pactos - Foto: Javier Lizón

La jornada después de la triple cita electoral del pasado domingo tuvo ayer una palabra protagonista, que no paró de pronunciarse en las sedes de los partidos, en los corrillos de periodistas, en las tertulias de los medios e, incluso, en las conversaciones de barra de bar. Pacto. Ese es el término que marcará la actualidad española durante las próximas semanas, especialmente hasta el 15 de junio, día en el que, según la ley, se constituirán todos los ayuntamientos del país y se elegirán a los respectivos alcaldes. Antes, el 11, empezarán a formarse los Parlamentos autonómicos más madrugadores, mientras que los más tardiós arrancarán el día 30. Hasta que el calendario marque estas fechas, las formaciones vivirán una carrera contrarreloj para tratar de formar alianzas que les permita alcanzar el poder.
De las 12 comunidades que se citaron con las urnas, solo dos, Castilla-La Mancha y Extremadura, tendrán un Gobierno monocolor gracias a la mayoría absoluta obtenida en ambas por el PSOE. Precisamente, los socialistas fueron los grandes triunfadores, tanto a nivel regional como local, de las elecciones, lo cual no les garantiza el poder en todos aquellos lugares donde han sido la fuerza más respaldada. De hecho, los de Pedro Sánchez se ven lastrados por el hundimiento de Podemos, su anterior socio en las alianzas territoriales. No es descartable, por ello, que Ferraz mire a su derecha para tratar de gobernar y, de ahí, el casi ruego de su secretario general a Ciudadanos para que levante el cordón sanitario que impuso en su día al PSOE. Una petición que repitió ayer el ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos. 

Llave de gobierno

Los naranjas, mientras, guardan un prudencial silencio, aunque se dejan querer por ambos lados del espectro ideológico, conscientes de que son la verdadera llave de Gobierno en multitud de territorios. De hecho, el PP parece que intentará presionar a los de Albert Rivera para que la derecha se una y plante  cara al Ejecutivo central desde Comunidades y Ayuntamientos. A priori, los populares venderán que un pacto a la andaluza (con Ciudadanos y Vox, al que ya no descartan ni para formar parte de los Gabinetes) desgastará al futuro Gobierno de Pedro Sánchez que tampoco tiene mayoría absoluta en el Congreso de los diputados.
La derecha suma, por ejemplo, en Castilla y León, Murcia y Madrid. Sin embargo, mientras que en esta última autonomía parece claro un acuerdo entre PP, Cs y Vox, en las Cortes de Castilla y León, el partido naranja podría forzar un cambio de gobierno tras 24 años de hegemonía popular, dando a los socialistas el apoyo que necesitan para hacerse con el poder, igual que en Murcia. Una situación similar aparece en Aragón, donde la llave la tiene el partido de Albert Rivera, que suma con PP, VOX y el PAR, pero podría inclinarse por apoyar al socialista Javier Lambán, vencedor en las urnas.  
En Canarias, si el PSOE y Coalición Canaria no llegasen a un acuerdo, la clave la tendría la Agrupación Socialista Gomera, pues puede dar a CC los escaños que le faltan para sumar con el PP y Ciudadanos, o bien decantarse por el PSOE, Nueva Canarias y Podemos. 
La situación es más complicada en Navarra, la única comunidad  junto con Cantabria donde el PSOE no ganó los comicios. La victoria es de Navarra Suma (UPN, PP y Cs) que obtuvo 19 escaños, lejos de los 26 que constituyen la mayoría absoluta. Los socialistas, segunda fuerza con 11 asientos, tendrá que decidir si les permite gobernar o deja paso a la unión de Geroa Bai, Bildu, Ezkerra y Podemos. 
Respecto a Cantabria, el PRC de Miguel Ángel Revilla fue la formación más respaldada, pero se queda a cuatro escaños de la mayoría absoluta y podría buscarlos en el PSOE, la tercera fuerza en la región. 
En el resto de las comunidades, las negociaciones serán en la izquierda. Así, el partido de Pedro Sánchez necesita a Podemos para gobernar en Asturias y La Rioja, y en Baleares precisará sumar  también el apoyo de los nacionalistas.

Uniones en las ciudades

En cuanto a las capitales, los socialistas lograron ser la fuerza con más concejales en 29 de las 54, contando Ceuta y Melilla, que se citaron con las urnas el pasado domingo. Más allá de Huelva, Soria, Huesca y Mérida, donde el PSOE obtuvieron mayoría absoluta, la izquierda solo podría gobernar mediante pactos en 16 ciudades, entre ellas, Sevilla, Toledo, Valladolid, La Coruña o Lugo. Por el contrario, la unión del bloque de la derecha puede hacerse con el poder en 24 capitales, entre ellas, Madrid, Zaragoza, Burgos o Granada.