Prisión incondicional para la exjefa de ETA 'Anboto'

-

La que fuera dirigente de la banda terrorista entra en la cárcel por el procesamiento de 12 causas pendientes, como casos de asesinato, instrucciones para atentar o entregas de armamento

Anboto (i) en 1999 - Foto: Archivo

La Audiencia Nacional ha ordenado hoy prisión incondicional para la histórica exjefa de ETA María Soledad Iparragirre, alias Anboto, a la espera de ser juzgada por las 12 causas que tiene pendientes y en las que está procesada, según han informado fuentes jurídicas. 
Anboto ha sido entregada a las autoridades españolas este mediodía después de haber cumplido en Francia casi 20 años de prisión por pertenencia a organización terrorista. Mientras cumplía condena en el país vecino, en España fue investigada en 12 causas distintas y hoy se le ha comunicado su procesamiento en todas ellas, que incluyen desde asesinatos a instrucciones para atentar o entregas de armamento. 
Las 12 causas en las que la exdirigente etarra está procesada han sido instruidas por los juzgados centrales 1, 2, 3, 4 y 5 de la Audiencia Nacional y han sido los magistrados María Tardón y José de la Mata los que le han comunicado las imputaciones que pesan contra ella. Anboto no ha querido prestar declaración, según las fuentes consultadas. 
En mayo de 2018, Anboto fue una de los dos terroristas que puso voz al vídeo en el que ETA anunció su disolución definitiva. El otro terrorista fue Josu Urrutikoetxea Bengoetxea, alias Josu Ternera
Precisamente esta ha sido una de las razones que ha esgrimido la defensa de la etarra para solicitar su libertad provisional, ya que considera que al estar disuelta la banda terrorista ya no hay riesgo de reiteración delictiva, han indicado las citadas fuentes. 
Sin embargo, tanto Fiscalía como la acusación popular que ejerce la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) han solicitado el ingreso en prisión de la procesada en tanto se señalan los distintos juicios que tendrá que enfrentar, petición que ha sido atendida por los magistrados.

 

Atentados desde los 80

Entre las causas pendientes de la etarra, se encuentra el asesinato del comandante del Ejército del Tierra Luciano Cortizo Alonso por la colocación de una bomba en su coche el 22 de diciembre de 1995 en León, así como el atentado con dos agentes muertos en Vitoria el 6 de agosto de 1987 o el asesinato en 1985 del cartero Estanislao Galíndez. 
También se le relaciona con las instrucciones para atentar contra el Rey Juan Carlos en la inauguración del Museo Guggenheim de Bilbao o por facilitar armamento para una acción criminal contra la oficina del DNI de esta misma ciudad el 13 de enero de 1995, causando la muerte de una persona y dejando herida grave a otra. 
Anboto, responsable de finanzas de ETA, fue detenida en Francia en octubre de 2004 junto a su pareja, el que por entonces era máximo responsable del aparato político de la banda terrorista, Mikel Albisu, alias Mikel Antza. Éste último quedó en libertad el pasado mes de enero tras cumplir como ella casi dos décadas de prisión por integración en organización terrorista. 
Pero a diferencia de Anboto, Mikel Antza fue puesto en libertad inmediatamente después de ser entregado por Francia, ya que no tiene causas pendientes con la justicia.