Un adiós cargado de críticas

SPC
-
Un adiós cargado de críticas - Foto: J.P.Gandul

Los líderes cierran la legislatura con una bronca en la Cámara Baja en clave electoral en la que Pedro Sánchez es el que más 'palos' recibe

La última sesión parlamentaria de la XII legislatura se convirtió ayer en el ensayo de un debate de la campaña para las elecciones generales del 28 de abril. Los líderes políticos aprovecharon el Congreso para cruzarse duros reproches, con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, como el centro de las críticas, aunque el socialista se defendió lanzando sus propias recriminaciones a la oposición.
En principio, el líder del PSOE comparecía en el Hemiciclo para dar cuenta sobre el Brexit, la posición del Gobierno en Venezuela y las sociedades instrumentales de varios de sus ministros, pero estos asuntos pasaron rápidamente a un segundo plano, pues las intervenciones viraron a una especie de juicio sumarísimo sobre los meses de Gobierno del madrileño, algo que el jefe del Ejecutivo afeó a Pablo Casado y a Albert Rivera, a los que acusó de acudir a la Cámara Baja a «soltar un mitin». En su opinión, los líderes del PP y Cs han reducido su proyecto al «insulto» y la «mentira», al tiempo que, según él, se van acercando a una ultraderecha con la que «no deberían ir ni a la vuelta de la esquina». 
La referencia al extremismo no gustó al presidente de los populares, que acusó a Sánchez de haber estado «negociando» con los independentistas y le exigió que «deje de jugar a los trileros». «Dígalo aquí y ahora: ¿Va a usted a volver a pactar con los independentistas? ¿Sí o no? ¿Va usted a apoyar una consulta de autodeterminación? ¿Sí o no?; ¿Va a usted a indultar a los presos que han dado un golpe al Estado? ¿Sí o no?», le cuestionó Casado.
Por su parte, el líder de Ciudadanos utilizó su intervención para hacer un balance negativo de los nueve meses del Ejecutivo socialista que no pasará a la Historia «por ningún avance social, económico, ni ninguna reforma», sino por haber recortado derechos, por haberse apoyado en los que quieren «romper España» y porque ha dejado la economía en manos de los que apoyan al régimen de Maduro, en alusión a Unidos Podemos.
Precisamente Venezuela fue el tema elegido por los morados para criticar a Sánchez, al que tildaron de «irresponsable» por reconocer a Juan Guaidó como presidente.