scorecardresearch

«La fama, en este país no dura más de cinco años»

A.D.
-

La tercera edición del festival del humor de Alcalá del Júcar, trajo ayer para su inauguración y la entrega del Premio Especial 2021, al actor Jorge Sanz

Jorge Sanz. - Foto: Rubén Serrallé

La tercera edición del Festivalaco, el festival del humor de Alcalá del Júcar, que se celebra en la localidad hasta el sábado, trajo ayer para su inauguración y la entrega del Premio Especial 2021, al actor Jorge Sanz, con la proyección de su película El pregón. El artista comentó a La Tribuna de Albacete sus sensaciones ante este galardón, así como sus proyectos.

¿Cómo sienta un homenaje, un premio, en el marco de este festival del humor?

Con lo de los homenajes hay que tener cuidado,  cuando en España te lo hacen, la gente no te felicita, te preguntan si estás bien, pero la verdad es que es una gozada que te hagan. Espero que este homenaje sea el principio de lo mejor de mi carrera. 

¿Qué le parece la película elegida, El pregón?

Me parece que Berto Romero  y Andreu Buenafuente son imparables, imbatibles. Tienen muy cogido el ritmo de la televisión y les faltaba esto, tenían mono de hacer cine y nos pusimos a ello. 

Usted es protagonista de algunas de las mejores películas de la historia del cine español desde finales de los años 70.

Cuando me preguntan cuántas películas llevo, pienso que deben unas 100, algunas buenas. Hombre, historia del cine español, somos todos. 

Incluso hizo una película con  Schwarzenegger, Conan El Bárbaro.

Sí, un tipo fantástico. Sabes  lo que pasa, que me cargué la peli. Tú la ves y Conan se pasa la película cargándose gente, pero eso tenía una justificación y era porque, cuando era pequeño lo torturaban, le caían lagrimones, y entiendes que de mayor se quiera vengar del mundo entero. Hice la película, precisamente porque lloraba muy bien, era mecánico,  pero el día que me tocaba, con los pies empapados, el niño, que era yo,  muerto de frío, no lloró y no dije la frase que tocaba y cambió el sentido de la película.  

Además de Si te dicen que caí, Goya como actor protagonista. ¿Tiene alguna cinta que sea su favorita?

Si te dicen que caí fue una película muy especial. Es muy curioso, porque Vicente Aranda dijo en unas declaraciones que desde que vio Valentina, estaba esperando a que yo creciera para hacer Si te dicen que caí, Amantes y otra serie de películas, incluso una serie de televisión juntos, con Victoria Abril. Trabajar con él en aquella época era muy intenso y me cogió en una etapa de cambio, afortunadamente para bien. Fue la etapa que más he aprendido en mi vida.  Victoria y Vicente eran el tándem creativo más impresionante que te puedas imaginar. Victoria se inventó un plano, para rodar historias de alcoba que siempre son muy incómodas. Dijo que pusieran la cámara vertical, la girasen alrededor de la cama y así estábamos de pie. Se inventó la cama vertical para hacer las escenas de amor. 

¿Cómo fueron esas etapas de reconocimientos internacionales, de Hollywood?

Son muy bonitas, pero se acaban. Creo que tengo muchos premios hasta bien entrados  los años 90 y luego, a partir de ahí, hasta hoy. Ha habido una renovación, llegaron televisiones y porque, como bien dijo Fernán Gómez, la fama, en este país no dura más de cinco años y hay que estar acostumbrado a ese sube y baja y que la gente también te vaya redescubriendo cada cinco años. 

Su última aparición en pantalla es en A todo tren, de su amigo Santiago Segura. ¿Cómo fue la experiencia?

Efectivamente, trabajar con Santiago Segura es una experiencia. Hice sus primeros cortos y muchos cameos. Te diré que Santiago Segura sí es historia viva del cine español, creador de algo nuevo, que nunca nadie ha hecho y solo puede hacerlo él es una genialidad, eso es arte; inventar un personaje como Torrente es una obra maestra. 

También trabajó con otro genio, con Cuerda.

Cuerda era un genio y todas sus películas son obras maestras. Yo hice  La Crisis, con Resines, que fue hace tres crisis. 

¿Qué planes tiene?

Acabo de terminar una película con David Trueba, El hombre bueno, aunque ahora es muy difícil hacer cine y los que todavía hacemos películas es que somos unos ilusos. También me voy a embarcar en un proyecto de teatro, la versión de una comedia, Boeing Boeing, que hicieron Tony Curtis, Jerry Lewis. Te diría que a los buenos actores se les reconoce cuando hacen bien comedia, por eso este premio en Alcalá del Júcar tiene especial valor.