Una madre culpa a Bienestar Social de quitarle a sus hijos

Josechu Guillamón
-

Tras dos años de separación de los niños una sentencia del Juzgado de Primera Instancia 8 y otra de la Audiencia consideran que la decisión de la Consejería fue incorrecta y la dejan sin efecto

Imagen de la Delegación Provincial de la Consejería de Bienestar Social. - Foto: R. S.

El 18 de febrero de 2018, María Álvarez Alonso-Pérez, llevaba años separada de su marido, condenado por maltratarla psicológicamente. Ese día, su hija llegó de casa de su padre y comentó que éste la había cogido del cuello, tirado a la cama y pegado en el culete. Como tenía un cardenal en el cuello, una marca en la nalga de la mano y al día siguiente tenía mucho dolor en el cuello, la llevó a la pediatra, que manifestó que su obligación era poner una denuncia al padre, a pesar de las suplicas de la propia María para que no lo hiciera, aunque ella misma señala que «no era la primera vez que ocurría».

El 20 de febrero de 2019 sus hijos habían pasado las vacaciones de Semana Santa con su padre en Valencia. Antes de regresar, los hijos llamaron para pedir que les dejara unos días más porque venían unos amigos de EEUU. Su madre les dejó, pero les pidió que hicieran los deberes. Sin embargo, no los hicieron por lo que su madre se enfadó y les gritó. Como necesitaba un corcho para hacer un trabajo, María le dijo a su hija que llamara a su padre y que fueran a buscarlo, porque era Sábado Santo.

Denuncias. Fue en ese momento cuando el padre aprovechó para presentar una denuncia contra ella por lesiones (a su hija) en el ámbito familiar. Como tardaban María Álvarez les llamaba pero no contestaban. «Asustada llamé a la Policía y me dijeron que fuera a poner una denuncia, pero de camino me llamaron para que no fuera, porque  me había denunciado él y al día siguiente tenía que declarar».

Finalmente se decidió que los niños regresaran a casa con ella, aunque ella tendrá en juicio por esa denuncia en enero de 2022. El padre se quejó, pero le recordaron que él tenía una denuncia del hospital por la agresión a su hija.

Al empezar las clases el niño contó lo sucedido en el instituto y su hija en el colegio, donde una profesora había discutido con María por problemas personales. «Delante de mi hija y sus amigas me dijo barbaridades y me insultó».

El 17 de mayo de 2019, María Álvarez fue citada por Bienestar Social con sus hijos. Tras mantener una entrevista con los niños de una hora y sin hablar con ella, le dijeron que se los quitaban. «Me quitan a mis hijos porque les grité y les castigué y eso para ellas es muy grave y un maltrato. Les ruego, les suplico y nada, con toda la sangre fría me dicen que se van a Valencia».

Aunque la resolución de Bienestar Social decía que los niños se encontraban en situación de desamparo y que se asumía la tutela y recomendaban que fueran llevados al Centro Arco Iris de Albacete, los dos niños se fueron con su padre a Valencia, donde aún permanecen, como le dijeron a ella.

La abogada de María Álvarez, María Teresa Olmo López, afirmaba que «a lo largo del procedimiento se han aportado diversos informes e incluso se llevó a Bienestar Social a la pediatra de los niños y no han hecho ningún caso a las valoraciones de su pediatra durante tantos años».

En este sentido, la letrada comentaba que la consejería sólo se había basado en el testimonio de los niños. «Simplemente Bienestar Social ha hecho caso de unas manifestaciones que puntualmente le han hecho los menores y entendemos que inducidos por su padre, porque se querían ir a Valencia».

Más información en la edición impresa y en la APP de La Tribuna de Albacete https://latribunadealbacete.promecal.es