Page pone Puy du Fou como ejemplo de agilidad para empresas

J.A.J
-

El presidente de la Junta destaca que el futuro parque temático en la capital regional se ha puesto en marcha en dos años y medio, cuando «en condiciones normales tardaría 10 años»

Page pone Puy du Fou como ejemplo de agilidad para empresas - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

El presidente de la Junta, Emiliano García-Page, ha expuesto la reciente puesta en marcha del futuro parque temático de Puy du Fou en Toledo como ejemplo de la agilidad por parte de la Administración regional a la hora de tramitar proyectos empresariales. Lo hacía durante un discurso ante la asamblea anual de la Asociación de la Empresa Familiar de Castilla-La Mancha (AEFCLM), celebrada en Toledo.
García-Page destacó que el progreso de Castilla-La Mancha y de España en su conjunto ha tenido que ver con la estabilidad de las instituciones «y con la agilidad en la tramitación», entre otros campos en los proyectos de emprendedores. Pidió poner fin al «mantra» de que la Administración ralentiza estos procesos y hasta dio un ‘tirón de orejas’ a los solicitantes de  un tramitación administrativa. «El 90 por ciento de los retrasos que se producen es porque la documentación que se presenta es muy mala, por no decir penosa».
Y a partir de ahí, vinculó el que  Castilla-La Mancha lleve «tres años encabezando la lista de creación de empleo y de bajada del paro en España, o de atracción de inversión extranjera» con el ejemplo de la agilidad dada al parque temático toledano. «¿Cómo se explica que un parque como Puy du Fou, que en condiciones normales tendría que tardar 10 años, aquí se haya ideado, planeado, gestionado y empezado a construirse en dos años y medio?», planteó.
Por ello animó cualquier iniciativa empresarial a «que venga» a la región, comprometiendo el acompañamiento de la Junta. «Aquí le ponemos un tutor y le acompañamos en todo el procedimiento para salir adelante, en lo que pueda salir adelante», garantizó.
García-Page destacó el valor de la empresa familiar para Castilla-La Mancha, al ser un tipo de negocio que «tiene raíz» en el territorio y por lo tanto es más difícil que se marche a otros lugares. El presidente de la Junta también destacó que, como el resto de las empresas, las familiares se basan en el riesgo al invertir, pero «arriesgan sin ser aventureros».


La empresa familiar apoya con el agua.

Por su parte, el presidente de la AEFCLM recordó las reivindicaciones de la empresa familiar. Juan Ignacio de Mesa se centró durante su discurso en los impuestos, pidiendo un mejor tratamiento sobre todo con  un tributo tan estratégico para este tipo de empresas como el de sucesiones. De Mesa reconoció que el grueso de sus peticiones iban dirigidas a la Administración del Estado, a la que reclamó un marco fiscal estable «y que la Agencia Tributaria nos conceda la presunción de inocencia».
En un plano más regional, el que también fue primer alcalde electo de Toledo en el actual periodo democrático expresó el respaldo de las empresas familiares de la región  a la demanda de asegurar en ella el agua disponible para su desarrollo. «Se limitan posibles inversiones por la hipotética falta de agua cuando la mitad de los caudales del río Tajo se están trasvasando», denunció. Tras afirmar que el agua, como la energía, «es un elemento limitativo del desarrollo», garantizó a García-Page que «desde la mayor lealtad institucional, te aseguramos que siempre nos encontrarás».