El Conservatorio recae en los arquitectos del Teatro Circo

MARCELO ORTEGA
-
El Conservatorio recae en los arquitectos del Teatro Circo - Foto: José Miguel Esparcia

El contrato para el diseño del inmueble es para la UTE Carlos Campos-Sánchez García Arquitectos

La Consejería de Educación, Cultura y Deportes de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha
 tiene resuelta ya la adjudicación del contrato para la redacción del proyecto de construcción de la nueva sede del Conservatorio Superior de Música, un edificio que se levantará junto a la sede del centro UNED, donde también supondrá rehabilitar y reacondicionar parte del inmueble ya existente. El contrato se adjudica a una UTE formada por dos de los tres equipos que trabajó en la rehabilitación del Teatro Circo de Albacete, Carlos Campos González y Sánchez García Arquitectos. El importe del contrato, impuestos incluidos, supera los 169.371 euros. Hay un segundo contrato de menor entidad para trabajos complementarios a las futuras obras, adjudicado a Ángel Serrano Pérez por importe de 56.652 euros, según consta en la información de licitación que publica la Administración regional.
Hasta 17 empresas habían concurrido al proceso para hacerse con el contrato que suponga dar forma y diseño al nuevo edificio para el Conservatorio. El plazo que tienen ahora los equipos de arquitectos elegidos para entregar el trabajo es de 28 meses, dice el documento de adjudicación. Los profesionales que den forma al futuro Conservatorio tendrán que seguir las pautas establecidas en el pliego de condiciones, donde se establece entre oros requisitos cómo será la futura conexión del nuevo edificio a construir y la parte del edificio de la UNED que se va a rehabilitar. Para esa conexión «se deberá contemplar la remodelación de las instalaciones segregándolas del resto del edificio que no es objeto de la presente intervención, y conectándolas con la edificación de nueva planta».
LO QUE NO PUEDE FALTAR. En el futuro diseño también se atenderán las necesidades que la administración consideró necesario cubrir en esas pautas previas, unas necesidades que ya informó este diario en otoño pasado. El pliego de condiciones reseñaba con detalle el programa de usos que debe guiar el proyecto de obra del Conservatorio. Se recogía, por ejemplo, que el edificio de nueva planta se dedicara a zona docente, con 3.364 metros cuadrados que incluyen 25 cabinas de estudio, y 51 aulas de todo tipo. Aparecen así ocho aulas polivalentes, tres aulas de música de cámara, una de informática, tres de violín, cuatro de piano, tres de piano complementario, cinco de repertorio acompañado, un aula de orquesta y banda, una de coro, dos de clarinete, dos de contrabajo, un aula de trompeta, un aula de saxofón, un aula de tuba, oboe, flauta, fagot, o  dos aulas de violoncello. Las aulas de mayor espacio, las de 150 metros cuadrados, son las dedicadas a coro y orquesta y banda. 

Más información en edición impresa